Del sueño a la pesadilla: el dramático atraco a una pareja de jubilados en La Plata

Una traumática madrugada, muy difícil de olvidar, fue la que tuvo ayer un matrimonio de jubilados en su vivienda en Villa Elisa.

Dormían en la habitación principal de su domicilio en 10 entre 44 y 45, cuando tres delincuentes armados ingresaron a esa propiedad por una ventana lateral correspondiente a la cocina.

Lo hicieron luego de arrancar parcialmente la reja protectora. Los investigadores conjeturaron que lo habrían hecho mediante la utilización de un criquet.

Segundos después, fueron al sector de la casa que más les importaba: el dormitorio donde se hallaban durmiendo un hombre de 84 años y su esposa, de 86.

Los intrusos enseguida se encargaron de despertarlos para que les revelaran dónde guardaban el dinero y otras pertenencias de valor.

CON UNA PISTOLA EN LA CABEZA

En la tarde de ayer, este diario fue al lugar y una hija de la pareja, Verónica (47), fue quien se encargó de brindar los detalles vinculados a este nuevo caso de inseguridad en Villa Elisa.

“A papá lo despertaron con una pistola en la cabeza a las 4 de la mañana (de ayer) y enseguida interrumpieron el descanso también de mamá”, consignó inicialmente.

De inmediato precisó que los ladrones “eran tres”. Al parecer “actuaron con guantes” , porque peritos de la Policía Científica que fueron más tarde a ese domicilio “no encontraron huellas dactilares” de la banda.

Tal como viene sucediendo últimamente con mayor frecuencia en asaltos en viviendas, los maleantes exigieron de entrada que las víctimas les entregaran dólares.

“¿Pero qué dólares van a tener mis padres si son jubilados y viven modestamente?” indicó Verónica.

Pero como también ocurre en estos casos, los delincuentes no se quedaron con las palabras de los damnificados y se ocuparon de revisar hasta los rincones menos esperados.

En tal sentido, la mujer reveló que “no sólo que abrieron y revolvieron todos los muebles y cajones que hay en la casa. Además buscaron plata en unos guantes de mis padres y hasta en la mochila del baño”.

“LO ATARON DE PIES Y MANOS”

A diferencia de otros asaltos a jubilados, en este caso no fueron golpeados. Pero, igualmente, mencionó Verónica: “A papá los ataron de pies y manos, con una bufanda y con un cinturón”.

Con el jubilado maniatado y con su esposa paralizada por el miedo, los asaltantes se abocaron entonces de pleno a saquearlos.

Al respecto, la hija de ambos informó que “les robaron entre 5.000 y 7.000 pesos, que papá había sacado de un cajero automático para manejarse como siempre con poca plata para los gastos diarios”.

“Sustrajeron también el celular de él, un juego de herramientas y el auto Toyota Etios de color marrón de un modelo bastante reciente. Y que por lo menos hasta ahora no apareció”, detalló.

Agregó que “en videos de las cámaras de seguridad del barrio se pudo establecer que (los delincuentes) se quedaron más de una hora acá. Dieron vuelta la casa buscando qué robar”.

Asimismo, refirió que con los autores del asalto ya en plena fuga, que según la filmación de dichos dispositivos de monitoreo escaparon en un auto, arribó una comitiva policial.

Al margen de montar un amplio rastrillaje por la zona, “pidieron una ambulancia para que médicos controlen a mis padres por el fuerte momento de tensión por el que atravesaron”.

De todas maneras, “por suerte no se descompensaron, que era lo que me preocupaba al enterarme, y no hubo que atenderlos entonces en algún hospital”.

“Ellos mismos enseguida tomaron sus remedios y cuando a las 8 de la mañana me avisó mamá sobre lo ocurrido, vine para acá y les preparé el desayuno” reflejó Verónica.

Seguidamente, citó que “la Policía tiene a su disposición los videos de las cámaras de seguridad del barrio. Calculamos entonces que los tres delincuentes quedaron filmados, así que nos dirán luego si pudieron identificarlos para ir a buscarlos”.

Por último, Verónica precisó que sus padres “hace 14 años que viven en esta casa” y que el de la madrugada de ayer se convirtió en el único episodio de inseguridad que afrontó este matrimonio.

Pero por lo que pudo saber este diario, el barrio viene cada vez más jaqueado por el delito.