Juzgan a una mujer que descuartizó a su pareja

Mafalda Secreto, la mujer que será juzgada por el homicidio de su pareja, aseguró en una entrevista que el hombre era un “manipulador, vividor” y “maltratador”, y que lo mató porque “ya no aguantaba más”.

Desde la Unidad Penal 47 de San Martín, donde Secreto se encontraba detenida, la mujer concedió una entrevista y relató el calvario que vivió con José Luis Arena.

“Empezamos a conversar por Facebook, me buscó él, muy comprador, muy conquistador”, contó Mafalda, quien sabía que Arenas había sido “pirata del asfalto” pero que pensó “equivocadamente que él había dejado atrás todo eso”.

“Para ocultar los golpes yo vivía maquillándome y poniéndome anteojos de sol, siempre, porque no quería que la gente me viese golpeada”, afirmó Secreto y añadió: “Prácticamente como que yo estaba secuestrada por él, no me dejaba tener amigas, no me dejaba conversar por teléfono con mis hijas”.

Al reiterarse los episodios violentos, la mujer radicó una denuncia y se impuso una restricción de acercamiento, pero luego de amenazarla la llevó “al juzgado” a retirarla.

A su vez, Secreto aseveró que el quiebre se dio cuando detectó que a su nieto de un año y cinco meses, Arenas le había dado Clonazepam.

“Esa noche discutíamos porque me corto el teléfono él cuando yo hablaba con mi hija de Carlos Paz, yo ya entré en crisis porque yo ya no aguantaba más, paso por la computadora donde él había dejado un arma (…) me acerco a donde está él y le digo ´José´. Él estaba mirando televisión recostado en la cama y yo saqué el arma y tiré”, relató Mafalda.

Luego, señaló que entró “en shock”, y que ya no se acuerda “de nada”. Por último, al definir a Arenas, expresó que “manipulador sería la palabra, vividor, maltratador”.

Secreto se encuentra detenida bajo el régimen de prisión domiciliaria. Está acusada del delito de homicidio agravado por el vínculo, tras matar de un disparo y descuartizar el cuerpo de su pareja. En caso de ser encontrada culpable, podría recibir una pena de entre 10 y 25 años de cárcel.