Quiénes tienen «inmunización híbrida», la mejor protección contra el Covid, según la OMS

“Lo que no mata fortalece”, dice un viejo refrán popular que parece resultar particularmente cierto en el caso del Covid. Y es que aquellas personas que sufrieron las enfermedad y recibieron además la vacuna serían ahora quienes tienen el mayor grado de protección contra la enfermedad.

Así lo señala un documento publicado ayer por la agencia sanitaria internacional que reúne la última evidencia científica sobre las tasas de seroprevalencia del coronavirus y donde se destaca la fuerte incidencia que de la llamada “inmunidad híbrida”.

La “inmunidad híbrida” es la protección inmunitaria que presentan aquellas personas cuyo sistema inmunológico tuvo ya una doble experiencia con el virus por el hecho de haberse infectado y haber recibido además una inoculación.

Mientras que la vacunación contra el Covid reduce el riesgo de morbilidad grave y reduce la carga de los sistemas de salud al proteger contra la hospitalización y la muerte, la inmunidad híbrida otorga una protección mejorada en comparación con la inmunidad inducida por infección solamente, detalló el informe de la OMS.

El informe de organismo reconoce no obstante que esta conclusión se basa en las infecciones con el virus original o las variantes anteriores al surgimiento de Ómicron.

En este sentido los expertos del organismo subrayaron que ”la duración de la protección de la inmunidad híbrida aún no se ha caracterizado completamente” y, además, tampoco “está claro si la inmunidad híbrida seguirá proporcionando una fuerte protección contra las nuevas variantes”.

El documento señala también que la infección por Ómicron brinda una “protección limitada” frente a la reinfección por las subvariantes BA.1 o BA.2.

La Organización Mundial de la Salud, junto con el Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización, revisó la última evidencia científica sobre las tasas de seroprevalencia contra el coronavirus a nivel mundial y la características y beneficios potenciales de la inmunidad híbrida.

El informe reconoce que el efecto de la inmunidad híbrida aún no se conoce en el caso de Ómicron

La exposición al SARS-CoV-2 a través de la infección o la vacunación desencadena la producción de anticuerpos que se pueden medir en la sangre. Si el nivel de anticuerpos en la sangre excede un umbral preestablecido, se dice que el individuo es ‘seropositivo’. El porcentaje de individuos seropositivos en una población en un momento determinado se denomina seroprevalencia en esa población.

La seroprevalencia marca el porcentaje de una población que tienen los anticuerpos que indican que han estado expuestas a un virus u otro organismo infeccioso.

En cada caso, la protección inmunitaria se puede medir frente a diferentes criterios de valoración específicos: infección (incluida la carga viral), enfermedad (independientemente de la gravedad) o resultados graves (hospitalización, enfermedad grave o muerte).

Además, para cada criterio de valoración, la protección inmunitaria puede diferir según la vacuna, el tiempo transcurrido desde la vacunación o la infección, las variantes del Covid y factores específicos de cada quien, como su edad y su salud.