Un joven detenido cerca de la Megatoma por la tragedia del canillita

Un joven de 20 años fue detenido ayer como principal sospechoso en la causa que investiga la muerte del canillita Alberto Baldini durante un robo, ocurrida el domingo pasado en su vivienda de 172, entre 519 bis y 520, Melchor Romero.

Según indicaron fuentes policiales, el sujeto está sospechado de haber participado en el hurto de la camioneta de Baldini cuando éste se disponía a comenzar con su jornada laboral.

Tras el robo, el hombre sufrió una falla cardíaca que se presume que fue provocada por el momento de impotencia y miedo que vivió por la apropiación de su principal herramienta de trabajo y por la posibilidad de que los sujetos pudieran entrar a su casa en busca de más objetos de valor.

La desesperación por ambos factores lo terminó conduciendo a sufrir un paro cardíaco fulminante.

Tras el trágico episodio se abrió una causa por homicidio en ocasión de robo entendiendo que si bien los dos ladrones no lo atacaron, la situación de estrés y miedo a la que lo indujeron condujo al damnificado a la muerte.

Al respecto, cabe mencionar, que la camioneta EcoSport había aparecido el pasado lunes.

Según relata el informe al que accedió este diario, tras un arduo trabajo de investigación, los detectives pudieron detectar en una filmación privada, la presencia de un hombre merodeando las viviendas y dirigiéndose al lugar donde se concretó el robo.

En los minutos posteriores de la filmación que pudieron obtener los investigadores se lo ve escapar con la camioneta sustraída durante el ataque, a toda velocidad por la calle 518.

Tras las pruebas recogidas por el Ministerio Público Fiscal comenzó a realizarse un operativo encubierto que permitió dar con una dirección en la que se sospechaba que podía encontrarse el acusado.

Tras recibir el aval de la Justicia, en las últimas horas se llevó adelante un procedimiento en las inmediaciones de la Megatoma del ex club de Planeadores, en las calles 75 y 140, que culminó con la aprehensión del acusado.

En el caso trabaja la Fiscalía número 11 a cargo del fiscal Álvaro Garganta, que aún busca más datos del caso que terminó en tragedia.

El trabajador de 60 años, que tenía un puesto de diarios y revistas en la intersección de las calles 44 y 137 murió el domingo por la mañana en su casa situada en Melchor Romero, aparentemente cuando intentaba ponerse a resguardo de dos delincuentes.

Los médicos legistas establecieron luego de realizar la operación de autopsia que la víctima falleció de un paro cardiorrespiratorio, producto de la angustiante situación sufrida por el robo y por la posibilidad de que entraran a su morada.

Toda la secuencia tuvo lugar alrededor de las 6 de la mañana.

Según indicaron familiares a los investigadores, cuando el frío comenzaba a arreciar en la zona, Baldini ponía en práctica una vieja costumbre: antes de cerrar su casa y controlar que todo estuviera en orden, sacaba su vehículo a la calle y lo dejaba en marcha unos minutos con la calefacción prendida.

Al parecer, esa circunstancia fue aprovechada por dos ladrones, que abordaron su camioneta Ford EcoSport y se dieron a la fuga.

El rodado perteneciente a Alberto Omar Baldini fue hallado el lunes por la tarde en un descampado de 167 y 51, según confiaron a este diario calificadas fuentes judiciales y policiales.