Gremialista por la derogación de Ganancias

El secretario general de la Unión Ferroviaria (UF) y de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), Sergio Sasia, dijo que no se puede negar “el impacto positivo” del aumento del piso salarial para la aplicación del Impuesto a las Ganancias, pero también sostuvo que la medida “solo compensa el adelantamiento de las paritarias” y que el gravamen debería “derogarse”.

“No podemos negar que esta medida tiene un impacto positivo sobre los ingresos de aproximadamente 1.250.000 trabajadores y trabajadoras asalariadas, así como de jubilados y jubiladas”, expresó el dirigente gremial en un comunicado.

De todas maneras, Sasia advirtió que el efecto positivo “puede desaparecer tan pronto como la inflación se lo devore”, y que por eso, la actualización “solo compensa, en parte, el necesario adelantamiento de las paritarias”.

Se anunció el viernes pasado el nuevo piso del Impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría, que alcanza a los salarios de los trabajadores en relación de dependencia.

De esa manera, se determinó que a partir de junio pase a $280.792 mensuales, un 24,3% más que los $225.937 que rigen en la actualidad.

“Con esta nueva base imponible, el universo de trabajadores y trabajadoras activos y pasivos alcanzados representa aproximadamente el 10% del total de mayores ingresos”, explicó Sasia.

Sin embargo, para el dirigente este gravamen “debe ser directamente derogado”, mientras que la “cuestión del impacto fiscal”, tiene que dar lugar a “otro debate”.

“Nosotros insistimos que el impuesto a las ganancias, esta cuarta categoría que afecta salarios y jubilaciones, es un tributo injusto. El salario no es ganancia”, insistió.