La inflación se instaló en los temas del Gabinete

Frente a las críticas desde distintos sectores productivos, y la oposición, por la escasez de gasoil, y en medio de una inflación que no logra apaciguar una preocupante inercia, el jefe de ministros, Juan Manzur, encabezó una nueva reunión de gabinete en la que primó, sin embargo, el optimismo por el andar de la economía y por el paulatino descenso, al decir de Martín Guzmán (Economía), que tendrían los precios de la canasta básica.

Durante el encuentro celebrado en el Salón de los Científicos de la Casa Rosada, en el que hubo faltazos anunciados como el del canciller Santiago Cafiero, de recorrida por La Pampa, o del ministro Claudio Moroni (Trabajo), quien regresaba de una cumbre de la OIT en Suiza, el gobierno intentó cerrar filas en la defensa de la gestión económica y en intentar contrarrestar las críticas por la crisis energética.

Es que el tema de la energía fue uno de los más tratados durante el encuentro: en las últimas horas han crecido las denuncias de transportistas rurales de ocho provincias del Norte por el faltante de gasoil, un insumo necesario para la cosecha gruesa. “No hay gasoil por los desbarajustes de este gobierno”, disparó ayer Guillermo Dietrich, ex ministro de Transporte durante la gestión de Cambiemos, en sintonía con los reclamos de los dirigentes agrarios.

El ministro Julián Domínguez (Agroindustria) fue el encargado de transmitir la preocupación del campo durante el encuentro. Fue así que Manzur anticipó, a la salida del mismo, que YPF incrementará las importaciones de este combustible para intentar abastecer al mercado local. En este sentido, instruyó al secretario de Energía, Darío Martínez, y a la cúpula de la petrolera estatal a agilizar las operaciones. Al cierre de esta edición, desde el oficialismo se informó que se incrementará “la importación un 50% comparado con los registros del mes de mayo” y se potenciará el funcionamiento de la refinería Refinor.

Se sabe que la petrolera de bandera nacional, YPF, es administrada por La Cámpora que resiste los aumentos de tarifas. Sin embargo, este año las subas del diesel premium de la empresa alcanzó casi un 50 por ciento, con todo el impacto que tiene este incremento en la cadena alimenticia por los costos de los fletes.

No hubo precisiones, sin embargo, sobre cuándo se oficializará la segmentación de tarifas de los servicios públicos, luego que se aprobarán las subas en las boletas de luz y gas desde junio. El funcionario tucumano sólo dijo que esa reglamentación “saldría en los próximos días”. El ministro Matías Kulfas (Producción), en tanto, anticipó que mañana habrá una reunión en la secretaría de Industria entre funcionarios del área e integrantes de una comisión técnica de la UIA para intentar dar respuestas a la mayor demanda de gas del complejo fabril.

Durante el gabinete, el ministro Guzmán fue uno de los que más tiempo habló, dando detalle sobre el crecimiento de la industria al tiempo que expuso su optimismo en que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) de mayo tendrá un marcado descenso respecto al 6% registrado en abril pasado. Sin embargo, consultoras como la Camilo Tiscornia dan una inflación del 5,3% para el mes anterior, en la que los precios de los alimentos tuvieron un efecto multiplicador sobre el valor del resto de los bienes.

La inflación sigue siendo el principal desvelo del Ejecutivo: ahora bajo el control operativo de Martín Guzmán y su equipo, hay optimismo en que un eventual, pero difícil descenso, a niveles del 3% en julio u agosto próximo, podría cambiar las expectativas del mercado y darle aire a un modelo económico cuestionado dentro y fuera del gobierno.

Pero las previsiones oficiales se dan de bruces con una inercia inflacionaria que no se desacelera sustancialmente y en junio podría retroalimentarse con las subas previstas en prepagas, en servicios de streaming y en las tarifas de electricidad y gas. Todo esto sumado a que, adelantamiento de paritarias mediante, la economía está inmersa en una carrera de precios y salarios. Durante la víspera, la secretaría de Empleo de la Nación, Ana Castellani, por caso, firmó con los gremios UPCN y ATE un aumento salarial del 60% dividido en cinco tramos y un adicional del 12% para un sector de la administración que se desempeña en los ministerios (bajo el convenio SINEP).

Mientras, sigue en la mira el gasto público. Esta semana trascendió que la administración nacional proyecta incorporar a la planta permanente -gran parte sería sin concurso- unos 29 mil empleados públicos.