Importarán gasoil ante la creciente escasez

La escasez de gasoil que desde hace semanas venían denunciando en varias provincias fue admitida ayer por el Gobierno nacional, donde se comprometieron a aumentar las importaciones del insumo para resolver la problemática que afecta especialmente al norte del país, pero que también empieza a generar complicaciones en la Región, en plena época de la cosecha gruesa y mientras se advierte por un eventual desabastecimiento de productos ante la falta de combustible para los camiones que los transportan.

“Se va a importar más gasoil, los dólares están para traer la totalidad del gasoil que haga falta para que Argentina pueda seguir con su capacidad operativa”, aseguró ayer el jefe de Gabinete, Juan Manzur, al término de una reunión de ministros en Casa Rosada.

El funcionario se refirió además a la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, una obra clave del Gobierno que quedó en el ojo de la tormenta tras la renuncia de un alto ejecutivo a cargo del proyecto: “Sigue adelante”, afirmó Manzur y que “tenemos la firme decisión de avanzar cuanto antes (con los trabajos) en un contexto de escasez mundial de un insumo estratégico”.

Medidas

Tras los dichos de Manzur, el secretario de Energía, Darío Martínez, confirmó que YPF aumentará la importación de gasoil en un 50% con respecto a mayo, pasando de 2 a 3 barcos en junio y en julio a 4, “con el objeto de cubrir el cuello de botella al que nos está exponiendo el aumento excepcional de la demanda”. Además, aseguró que el resto de las refinerías aumentarán su volumen de importación. Y recordó que sólo en abril, YPF importó combustible por US$ 140 millones, de un total de US$221 millones que debió importar la industria.

A la vez, el funcionario informó que se fortalecerán los operativos de control (encabezados por Gendarmería) en los pasos fronterizos para evitar que, por la conveniencia en el precio, el combustible argentino salga hacia países limítrofes. Tal es la magnitud del fenómeno que se estima que la demanda en provincias limítrofes llegó a duplicarse. Es que la devaluación del peso frente a otras monedas beneficia a camioneros de Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia o Chile que, por ejemplo, eligen cargar sus tanques en Mendoza, donde el combustible les resulta más barato.

Para el Gobierno, este pico de demanda (calculan un 20% más que el año pasado) se explica por el crecimiento de la actividad económica, que coincide con la cosecha y mientras “se está haciendo un esfuerzo importante para que todas las refinerías trabajen a plena capacidad.

Todo contribuye a un faltante que, como se viene informando, también se siente en la Región, con algunas estaciones de servicio que hace semanas aplican cupos de venta. Mientras el escenario es apremiante en provincias del norte, “con muy bajo o nulo suministro”, camiones varados y a la espera de la carga de gasoil, según un informe de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas.

Más control en los pasos fronterizos ante las diferencias de precios con los países vecinos