Shanghai recobra su vida tras dos meses de encierro

SHANGHAI

Shanghai volvió lentamente a la vida ayer, después de que las autoridades suavizaran las estrictas restricciones anticovid que implicaron un confinamiento de dos meses y asestaron un duro golpe a la economía china.

En los últimos días ya se habían relajado algunas medidas debido a una fuerte disminución de los contagios, pero la población solo podía salir en el mejor de los casos unas horas al día, si vivía en un barrio sin infectados.

Ayer a la mañana, los habitantes pudieron retornar a las oficinas, escaneando unos códigos QR para demostrar que no tenían Covid. El metro y los transportes públicos volvieron a funcionar con normalidad.

“Tenemos la impresión de haber vivido un gran trauma colectivo”, declaró Grace Guan (35), residente de esta ciudad. “Es como si hubiera caído el muro de Berlín”, resume.

Durante el día, la gente se juntó en pequeños grupos para hablar en el parque y los trabajadores de comercios y mercados limpiaron sus locales y estantes a la espera de volver a recibir clientes.

Sin embargo, el regreso total a la normalidad aún no es completo y más de medio millón de personas siguen sometidas a fuertes restricciones. Los centros comerciales, supermercados, farmacias y salones de belleza solo pueden funcionar al 75 por ciento de su capacidad. Gimnasios y cines siguen en su mayoría cerrados y la reapertura de las escuelas se hará caso por caso. (AFP)