Se bañó, tocó una llave de luz y murió electrocutada: detalles de la tragedia en Arturo Seguí

Una chica de 24 años y, de nacionalidad paraguaya, encontró la muerte de manera tan accidental como absurda. Fue en las últimas horas en su vivienda de la localidad platense de Arturo Seguí.

Según lo informado por voceros policiales que trabajan en el caso, el infortunado episodio ocurrió en un domicilio de 158 entre 411 y 412, en la jornada del martes pasado.

La víctima fatal fue identificada oficialmente como María Pamela González Franco, quien al parecer al momento del incidente que le costó la vida se encontraba sin acompañantes.

LA ENCONTRÓ UNA TÍA

Siempre en base a lo consignado por los mismos voceros, fue una tía de la joven quien al llegar a esa vivienda se topó con el macabro escenario.

También se indicó que fue la mujer quien llegó a la conclusión de que su sobrina se había electrocutado al salir de bañarse y, con el cuerpo aún mojado, tocar una tecla de la luz.

El contacto resultó fatal: la chica recibió una fulminante descarga eléctrica, que le provocó inmediatamente su deceso.

VECINOS LA LLEVARON AL HOSPITAL

Ante los gritos de desesperación y, un fuerte estado de nervios, varios vecinos acudieron a la vivienda y se enteraron de lo ocurrido.

Aunque Pamela no presentaba signos vitales, igualmente se encargaron de trasladarla al hospital de Gonnet.

Sin embargo, los médicos del lugar ya nada podían hacer.

En la comisaría decimosegunda se instruyeron actuaciones caratuladas como “averiguación de causales de muerte”. Interviene la UFI Nº 11 de Álvaro Garganta.

CONDOLENCIAS

La triste noticia del fallecimiento de González Franco, provocó un profundo pesar en la comunidad parroquial San Juan Bautista de Itapúa Poty, en Paraguay.

La infortunada joven fue integrante de la Pastoral Juvenil de la capilla San Buenaventura.

Dicha comunidad paraguaya, a través de un comunicado, destacó: “Expresamos nuestras sinceras condolencias a los familiares, amigos y comunidad; rogamos a Dios por su eterno descanso”.