Con firmas K, rigen los aumentos en gas y luz

Comienzan a regir desde hoy los aumentos -de entre el 17 y el 25% promedio- para los usuarios de gas y luz (por ahora solo en el Gran Buenos Aires), luego de que los entes reguladores de esos servicios aprobaran ayer los nuevos cuadros tarifarios que ahora deberán aplicar la distribuidoras.

De esta manera, el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) y el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), intervenidos por funcionarios de La Cámpora que reportan a la vicepresidenta Cristina Kirchner, terminaron por acatar la resolución 405/2022 de la Secretaría de Energía, encargada de determinar las subas.

Energía está bajo la órbita del ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán, quien, respaldado por el Presidente y en medio de la interna oficial por este tema, finalmente logró avanzar con la política de tarifas y quita de subsidios acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero hasta último momento se especuló con que los funcionarios kirchneristas que integran el equipo económico pudieran obstaculizar los aumentos tarifarios que se venían. Todas las miradas apuntaban a Federico Bernal, del Enargas, y a Soledad Manin, que desde el ENRE responde a Federico Basualdo, el subsecretario de Energía Eléctrica que Guzmán intentó desplazar el año pasado y resistió en su cargo sostenido por el kirchnerismo. Críticos de los aumentos que no obstante convalidaron ayer, ni Basualdo ni Bernal estuvieron en las audiencias públicas para discutir las tarifas de luz y gas. Y esa actitud, trascendió, les valió el ultimátum de Guzmán: “O respaldan los subas de tarifas o se van”, les habría espetado.

Ayer no hubo reparos y primero el ENRE instruyó a las distribuidoras Edesur y Edenor a realizar la adecuación del cuadro tarifario para sus usuarios. Después hizo lo propio el Enargas con empresas como Camuzzi Gas Pampeana, con impacto en la Región.

En el caso de las distribuidoras de energía eléctrica del Área Metropolitana de Buenos Aires, las boletas de este mes llegarán con aumentos promedio del 16,53% para quienes no cuenten con tarifa social y de un 7,7% para los que perciban dicho beneficio. En tanto que el incremento promedio será del 16% para los usuarios comerciales y del 19% para las categorías T2 y T3. En la Provincia aún no se definió el aumento.

Energía dispuso también que “el gas natural en el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte (PIST) aumentará entre un 41.7% y un 46.3%. Eso significará para los usuarios un aumento promedio de entre el 18,55% y el 25%”. En este caso, no habrá subas para los beneficiarios de la tarifa social.

Por la segmentación

El Gobierno aseguró además que “esta semana” se conocerá la resolución que establecerá la segmentación para el 10% de los usuarios con mayor poder adquisitivo y que deberán pagar la tarifa sin subsidios). En estos casos se habla de ajustes de entre el 100% y el 200%.

Las subas comenzarán a regir desde este mes, aclaró el secretario de Energía, Darío Martínez, quien recordó que “el Gobierno y el Presidente han decidido poner un tope” a los incrementos y “ninguna tarifa puede evolucionar más que el salario”.

En el Gobierno justificaron además que el aumento tarifario se efectúa “considerando los compromisos asumidos por el Estado Nacional”. Entre ellos, los que surgen del acuerdo por la deuda con el FMI. Allí se estipuló que las subas anuales no podrán superar el equivalente al 40% de la variación salarial de 2021 para los beneficiarios de la tarifa social y al 80% para el resto, mientras que a los usuarios con mayor capacidad económica se les dejará de aplicar subsidios.