En busca de “violencia cero” hace campaña un club de la liga local

En el Club Defensores de City Bell, con sede en el corazón de barrio Savoia y unos 450 jugadores y jugadoras que participan de la Liga Amateur Platense de Fútbol, buscan conseguir “violencia cero”. Para eso, en la previa de cada encuentro, los entrenadores hablan con los chicos y las chicas, los capitanes de los equipos que están por competir se prometen “pactos de amistad” y los dirigentes de la entidad participan de un diálogo “permanente” con los padres de los niños y niñas y de las y los adolescentes que visten la camiseta verde y blanca que representa a la institución.

Como objetivo de máxima, el club apunta a que la campaña se corone con un reglamento interno que consigne la prohibición en ese escenario de agresiones físicas y verbales y que contemple, además, sanciones a quienes lo incumplan.

“Ni gritos ni insultos a los chicos”. Así sintetizan en el club de las calles 7 bis y 479 la intención de esta campaña anti violencia. Y la consigna se extiende, como regla, durante, antes y después de los partidos. Una bandera desplegada en el alambrado de la cancha de fútbol señala desde la perspectiva de los pequeños y jóvenes jugadores “”No menosprecies a mis compañeros”, “Los rivales son niños como yo”, “Reí y divertite viéndome jugar”, entre otros lemas. La iniciativa también protege al cuerpo técnico y los árbitros.

En rigor, se trata de un proyecto que la dirigencia de la entidad tuvo en cuenta desde el principio de su vuelta “a la cancha” (dedicado el club exclusivamente a la práctica del fútbol no funcionó durante 18 años, se reactivó en plena pandemia y este año logró incorporarse a la Liga local). Pero algunos episodios violentos ocurridos en las últimas semanas en la Región, como el sucedido a un joven jugador de CRISFA, que terminó seriamente lesionado por el ataque de un contrincante, impulsó a Defensores de City Bell a profundizar la campaña.

La mayoría de las veces en que se producen incidentes durante los encuentros deportivos con la participación de chicos y jóvenes son los padres de los jugadores quienes inducen a alguna clase de violencia. Y es que asumen un nivel tan competitivo que se aleja de las actitudes más sanas, hasta el punto, en ocasiones, en que se han dado las situaciones de insultos no ya sólo a los árbitros sino también a pibes de la misma edad que la de sus hijos.

“Justamente, lo que queremos que se entienda es que los padres deben alentar, acompañar, pero son todos los chicos iguales y, más allá de los resultados, no se los puede agredir. Nuestra idea es concientizar sobre la necesidad de la no violencia y buscamos que nuestro club sea un ejemplo en ese sentido”, subrayó el presidente de Defensores, Miguel Rodríguez.

El club citybelense posee 22 categorías: 6 son infantiles masculinas, con unos 100 jugadores; otras 6 son juveniles masculinas, con unos 130 deportistas; 4 categorías del plantel superior masculino (cuarta, reserva, senior y primera), con 120 jóvenes; dos mayores femeninas (primera y reserva), con 50 jugadoras; y 4 sub 10, con 50 chicas.

Esto de llevar la violencia a nivel 0 es un trabajo en conjunto, explicó Rodríguez, del que debe participar el barrio en su conjunto, ya que el proyecto alinea a las familias y los chicos, como así también a la comunidad educativa de la Escuela 80 de la zona y la capilla de San Cayetano, donde además de su labor religiosa se ofrece como merendero. “Somos un barrio chico y nos conocemos todos”, indicó Rodríguez.

A puro pulmón

En pleno desarrollo de la pandemia, a mediados de 2020, un grupo de vecinas y vecinos se puso la reactivación del club al hombro. Abandonado durante diez años, y con un predio extendido en dos generosas hectáreas, comenzó a organizarse gracias al aporte entusiasta y mancomunado de distintas instituciones, como la Cruz Roja Argentina, y de la misma gente del barrio, que colaboró (y lo sigue haciendo) con bonos contribución y mano de obra cada vez que la entidad lo requiere.

Hoy la comunidad entera de la institución celebra que los propósitos fijados entonces se cumplen hace meses, sobre todo el objetivo el principal, que era ingresar, como club de fútbol, a la Liga Platense.