Asesinaron a una bebé de meses en Lomas de Zamora, detuvieron a la abuela de la menor y los vecinos lincharon a la madre

Una bebé de tres meses fue asesinada, presuntamente por estrangulamiento, en su casa del partido bonaerense de Lomas de Zamora y por el homicidio aprehendieron a una de sus abuelas, que fue quien llevó a la menor al hospital. Tras tomar conocimiento del crimen de la nena, los vecinos de la cuadra fueron a buscar a la mamá de la beba y la golpearon salvajemente.

El hecho ocurrió el sábado, cuando la propia sospechosa llevó a la víctima hasta el Hospital Finochietto, de dicho partido de la zona sur del conurbano, al que la beba ingresó muerta.

Según las fuentes, los médicos constataron que la víctima presentaba lesiones en el rostro y en el cuello, las cuales eran compatibles con un mecanismo de asfixia, por lo que alertaron a la Policía.

Tras la denuncia, intervinieron efectivos de la comisaría décima de Ingeniero Budge y la fiscal Marcela Juan, de la Unidad Funcional de Instrucción 16 de Lomas de Zamora, especializada en violencia de género y familiar, que se trasladaron hasta el domicilio donde residía la beba, en la calle Guaminí al 1000 de esa localidad.

Las fuentes policiales informaron que luego de entrevistarse con vecinos y otros testigos, la fiscal dispuso la aprehensión de la abuela de la víctima, de 51 años, quien quedó acusada del delito de “Homicidio agravado”.

A su vez, los pesquisas aguardaban el domingo los resultados de la autopsia al cuerpo de la bebé para confirmar si fue estrangulada, añadieron los voceros.

Tras tomar conocimiento del crimen de la nena, los vecinos de la cuadra fueron a buscar a la mamá de la beba y la golpearon salvajemente. Todo quedó registrado en un video que circula en distintas redes sociales.

En la secuencia se ve a la joven, de 17 años, tirada en el piso mientras le pegan patadas, piñas y le tiran del pelo. “Asesina, asesina. Mátenla. Mátenla”, le gritan.

Las imágenes son de extrema violencia. Ente gritos e insultos, la chica llora e intenta cubrirse de los golpes. Los vecinos la patean como a una bolsa e intentan arrancarle la ropa. “Que sufra como la hija”, reclama uno.

En un momento, la mujer atinó a reclinarse y los golpes volvieron con más fuerza. “Agárrenla, que no se escape. Que no se vaya. Vos mataste a tu hija… Mataste a tu hija”, le decían, mientras continuaban golpeándola.