Boca quiere vender al Chelo y Gerometta vuelve a Unión

Gimnasia no resigna y quiere repatriar a Marcelo Weigandt, aunque la situación no parece tan diferente a la del mercado anterior. Porque Boca buscará renovarle el vínculo al defensor hasta 2024 para recién dejarlo salir. Pero no a préstamo, sino vendiendo al menos la mitad de su ficha.

El futbolista tiene intenciones de volver a vestir la camiseta del Lobo, a sabiendas que no será tenido en cuenta por Sebastián Battaglia en el Xeneize. Hoy por hoy es tapado por Luis Advíncula y además el DT puso por encima a Nicolás Figal, que ni siquiera es marcador lateral por naturaleza.

Cabe señalar que el representante del jugador es Adrián Rouco, mismo empresario que maneja la carrera de Wanchope Ábila y que en su momento fue representante de Carlos Tevez. Ambos se marcharon enemistados con el área fútbol que comanda Juan Román Riquelme. Por lo tanto, la relación entre el agente y los dirigentes no es la mejor, y el futbolista se encuentra en el medio.

Por este motivo, tanto Rouco como el Chelo buscan la forma de que poder torcer la decisión de Boca y que al menos se baraje la posibilidad de salir a préstamo con cargo. Algo que hoy por hoy no es contemplado por el equipo de la Ribera.

Cabe señalar que en su momento, Boca tasó al futbolista en unos 7 millones de dólares o en 3 millones por su 50% por ciento. Gimnasia no cuenta con ese dinero para poder avanzar con una propuesta, por lo que la cesión sería la única forma de poder repatriarlo.

En tanto, la opción sigue siendo el paraguayo Juan Cáceres, relegado en Racing. El futbolista que también puede ser marcador central, fue perdiendo terreno a partir de la llegada de Facundo Mura y por lo tanto, la dirigencia racinguista le busca club.

De todos modos, la intención del conjunto de Avellaneda sería cederlo sin opción de compra, algo que no asoma como muy tentador para el Lobo.

GEROMETTA REGRESARÁ A UNIÓN

Por su parte, el equipo tendrá una baja en ese puesto, donde no Pipo Gorosito no dispone de muchas variantes. Es que Francisco Gerometta, quien había perdido su lugar con Guillermo Enrique, interrumpirá su préstamo y retornará a Unión de Santa Fe.

El jugador nunca logró ser regular en su rendimiento y algunas expulsiones infantiles terminaron sentenciando su paso por el club. Hoy, el único jugador que asoma detrás de Enrique es Bautista Barros Schelotto.