Feria del Libro local: aseguran que tampoco habrá editoriales de La Plata

Tras las duras críticas que recibió la organización de la llamada “Feria del Libro de La Plata” por no haber incluido a ninguna de las librerías de la Ciudad, ayer quienes salieron con los tapones de punta contra el evento fueron las propias editoriales platenses: según aseguraron en un comunicado, a ellas tampoco el Municipio las convocó para participar de la exposición que arrancará este viernes en el Pasaje Dardo Rocha.

Incluso, hasta la Cámara Argentina del Libro -que figuraba en la promoción como organizadora de la feria- salió a despegarse y aclaró que no sólo no es organizadora de la feria sino que tampoco la auspicia.

“Una vez más, la gestión de la Secretaría de Cultura del municipio, lejos de revalorizar un sector cultural y comercial local potente -como el de la edición-, decide darle la espalda”, apuntaron las editoriales de la Ciudad.

Los sellos que firman el texto -un total de 29, entre los que figuran Malisia, Mil Botellas, Club Hem, Barba de Abejas o Firpo Editora- remarcaron: “Jamás hemos sido beneficiarios de una política pública municipal para el desarrollo del sector. Pero, no porque no ‘aplicamos para el subsidio’, sino porque la actual gestión no ha diseñado una sola política en más de 6 años de gobierno”.

En ese sentido, reclamaron que la Municipalidad “deje de ignorar estas trayectorias, desconocer los esfuerzos y atentar, obstinadamente, contra el desarrollo de la industria cultural platense. Estamos presenciando a una gestión que auspicia y promociona una actividad económica al margen de su mercado autóctono, dejando afuera a los agentes locales de esa actividad, e impidiendo, en definitiva, la difusión de la cultura de su propia ciudad”.

Pese a las consultas puntuales realizadas ayer por este diario, ninguna autoridad del Municipio dio una respuesta al reclamo de las editoriales. “Hace tres meses se emitió la invitación correspondiente a las Cámaras de Librerías de la Ciudad”, fue la única respuesta oficial. Pero vale aclarar que ninguna cámara de librería nuclea a las editoriales.

Por otra parte, si las librerías fueron o no debidamente invitadas es algo que hasta ahora nadie en el Municipio pudo explicar. Mientras el secretario de Cultura y Educación, Martiniano Ferrer Picado, aseguró que la invitación fue lanzada hace tres meses, José María Santobuono, uno de los organizadores privados del evento, reconoció en declaraciones públicas que “hacer la Feria en La Plata se decidió hace un mes. Fue todo muy rápido…”.

El propio secretario de Cultura, horas después de que estallara la polémica, subió el domingo a la tarde -y por primera vez- un tuit invitando a las librerías a participar: “Porque queremos una mirada amplia, transparente y verdaderamente diversa, sigue abierta la inscripción la convocatoria (sic) para ser parte de la Feria del Libro”.

Entre algunos editores, e incluso entre muchos libreros, una de las cuestiones que más llamaba la atención era el motivo por el cual el Municipio había decidido modificar una organización que, al menos en las últimas ediciones, había sido exitosa.

“feria de saldos”

“Las ferias del Libro que se hicieron en 2018 y en 2019 fueron muy buenas y nos ayudaron mucho”, decía una de las libreras que firmaron el comunicado, aunque aclaró que en esas oportunidades la Comuna local no había delegado su rol de organizadora sino que, por el contrario, lo compartía junto a la Fundación El Libro, la misma entidad que impulsa todos los años la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

“Esto es otra cosa -decía la librera-. Se le dio la organización a un privado para que traiga librerías de saldo de capital. Lo cual me parece bárbaro, pero no es una feria del libro. En todo caso es una feria de saldos y de ediciones de autor que nada tiene que ver con lo que el propio Municipio venía haciendo. Este organizador, que vendió los stands a 40 mil pesos cada uno, hace su negocio y no tiene por qué importarle la cultura de la Ciudad. Lo preocupante es que no le importe a nuestro municipio”.

En el comunicado de ayer, y tras enumerar las dificultades que enfrentaron en los últimos años (recesión, crisis sanitaria, inflación, etc.), los sellos locales aseguraron que “sin lugar a dudas, participar de un evento masivo como lo es una ‘Feria Municipal en el Pasaje’ hubiera sido de gran ayuda en particular para las editoriales, y una apuesta importante por parte de la Municipalidad por ‘privilegiar lo nuestro’. La ‘convocatoria’ tardía y restringida que la Municipalidad balbuceó en las últimas horas −en un torpe intento por reparar algo que está mal desde un inicio−, pone en evidencia el poco conocimiento que tienen de las experiencias editoriales platenses. Lo nuestro no es un capricho. Queremos ser protagonistas de los eventos que la Ciudad impulsa vinculados al libro. No podrá ser así en esta oportunidad. Esperamos, no sin sospecha, que eso cambie para futuros eventos de este tipo”, indicaron.

Sobre el final de la declaración, retomaron el mensaje que ya habían dado las librerías: “Seguiremos haciendo lo imposible −al igual que las librerías, las escritoras y los escritores locales−, para que en La Plata se continúe produciendo el maravilloso encuentro entre lectores y libros durante todo el año. Y seguiremos diciendo presente cada vez que se piense una política que multiplique las lecturas”.

En relación a la feria -que arrancará este viernes a las 14 en el hall central del Pasaje y durará hasta el 12 de junio-, desde la organización del evento tampoco habían podido confirmar hasta el momento la grilla con los días y horarios de los escritores invitados. Si bien en un principio se dio una lista de autores consagrados del ámbito nacional, hasta ahora la única figura pública que tenía su fecha confirmada (12 de junio a las 19 hs) era el diputado Ricardo López Murphy.