Dolor por la muerte de Nélida Decristofano de Orzaocoa, integrante de Abuelas de Plaza de Mayo

Desde Abuelas de Plaza de Mayo lamentan la muerte de Nélida Decristofano de Orzaocoa, a los 100 años. Nélida buscaba a su nieto, quien estaba a punto de nacer cuando secuestraron a su nuera en el año 1975.

La integrante de Abuelas de Plaza de Mayo tenía cien años y vivía en La Pampa, donde pasó sus últimos días de vida. Desde la organización de Derechos Humanos confirmaron la triste noticia en sus redes sociales.

«En este momento tan triste, abrazamos a Carlos, a Mariana y a toda su familia, con el compromiso de seguir buscando a ese nieto o nieta que Nélida no llegó a abrazar, para transmitirle su lucha y el amor con el que lo/a esperó”, escribieron en la cuenta oficial de Abuelas de Plaza de Mayo.

Nélida murió sin encontrar a su nieto y a su nuera. Un 21 de marzo de 1975, María de las Mercedes Gómez fue secuestrada con un embarazo de entre seis y siete meses. El bebé debería haber nacido entre mayo y junio de ese año pero nunca los encontraron.

Su hijo Carlos y su nieta Mariana, que no tenía ni dos años en ese momento, pudieron escapar a España. Desde aquel momento, la defensora de los Derechos Humanos se sumó a la lucha de Abuelas y soñó con encontrar a su nieto secuestrado para recibirlo con los brazos abiertos.