Macri pide “no negociar” con el Gobierno y apura un plan económico

“Hay que tener cuidado con algunas votaciones porque la gente está sensible. Con el gobierno de Alberto Fernández y de Axel Kicillof no tenemos nada que negociar”. Con esa advertencia con tono de reto se despachó ayer Mauricio Macri ante otros líderes del Pro a los que había convocado a un almuerzo.

Quienes los escuchaban, entre otros Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Diego Santilli, María Eugenia Vidal, Jorge Macri, Cristian Ritondo y Federico Pinedo, sabían perfectamene a lo que apuntaba: la sesión de la Legislatura bonaerense que la semana pasada votó a Federico Thea -candidato del gobernador Kicillof- al frente del Tribunal de Cuentas -un cargo vitalicio- y aprobó las designaciones de dirigentes del PRO y de la UCR en el directorio del Banco Provincia y en la Defensoría del Pueblo.

La controvertida sesión detonó la renuncia del senador provincial de Juntos por el Cambio Joaquín de la Torre a la vicepresidencia segunda del Senado pronvincial: “No podemos entregarle al kirchnerismo el Tribunal de Cuentas de manera vitalicia a cambio de un par de cargos para Juntos. Esto es buscar privilegios a espaldas de la gente. Así, más que halcones o palomas parecemos pavos reales”, dijo.

Tras ese portazo, llegó ayer el señalamiento de Macri, sin que ninguno de sus interlocutores opusiera réplica alguna, según trascendió de la comida celebrada en el mediodía de ayer en un restaurante del barrio porteño de Monserrat.

Digerida esa primera tensión, y a lo largo de unas dos horas, los referentes del Pro acordaron tener una “postura unificada” como bloque con respecto a los proyectos de ley de Boleta Unica, Alquileres y Consejo de la Magistratura, además de trabajar en “pos de la unidad” y para “evitar fisuras” en el Congreso.

Macri planteó también la necesidad de avanzar en la definición de un plan económico de Juntos por el Cambio con miras a 2023. Según contó uno de los comensales, el objetivo es que en primer lugar exista un programa consensuado entre Hernán Lacunza (Pro), Luciano Laspina (Pro), Guido Sandleris y el radical Eduardo Levy Yeyati. Convencidos de que “no habrá margen de error” en caso de asumir el gobierno en las próximas elecciones, buscarán definirlo antes de lanzar los proyectos electorales.

Aunque se evitó avanzar en la definición de candidaturas formales, ya en la sobremesa se tocó la idea de encontrar mecanismos para definir los aspirantes en las 12 provincias donde no habrá elecciones PASO.

En otro orden, y de acuerdo a lo que trascendió, Bullrich y Larreta protagonizaron un pequeño cruce por la política social al cabo de una reunión en la que “por primera vez no se habló casi nada de Milei”, según bromeó uno de los asistentes.

De lo que sí se hablo fue del resultado de la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical (UCR) que el viernes eligió a Gastón Manes (ver aparte) y que el Pro destacó porque dio señales “en favor de la unidad y la ampliación de Juntos por el Cambio”.

“Nos reunimos para tratar diferentes temas y celebramos que la convención radical ratificó su compromiso de seguir dentro de Juntos por el Cambio. Nosotros creemos que en el Pro tenemos los mejores candidatos, pero es muy bueno que cada fuerza sienta que también los tiene”, aseguró tras el almuerzo el ministro de Gobierno porteño, Jorge Macri, al responderle al titular de la Convención Nacional de la UCR. El hermano del neurólogo Facundo Manes había dicho antes “los mejores candidatos” los tiene el radicalismo.

Tras el almuerzo de ayer, el Pro agendó otro para el jueves 9 de junio. A pedido de Macri, que tiene pautado un viaje a Qatar, y quiere estar presente en la reunión partidaria. “Hagámoslo antes de que me vaya”, insistió ayer.