Dos artistas opositores presos, a juicio en Cuba

LA HABANA

El juicio contra los artistas opositores cubanos Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel “Osorbo” Castillo comenzó ayer en un tribunal de La Habana, sin que se permitiera el acceso a seis diplomáticos ni a la prensa internacional.

“No tenemos permiso” de entrar, dijo a la prensa un diplomático que se identificó como representante de la embajada de Alemania, al retirarse con el grupo tras esperar cerca de dos horas a una cuadra de distancia del Tribunal Municipal Popular de Marianao, ubicado en una calle semicerrada.

El interés de presenciar este juicio está relacionado con el “libre derecho de expresión, derecho a reunión, cosas como esas”, añadió el representante, mientras aguardaba con colegas de Suecia, República Checa, Holanda, Noruega y Reino Unido.

Familiares de ambos artistas llegaron más temprano al tribunal, sin hacer declaraciones.

El tribunal, al que los artistas fueron ingresados sin que la prensa pudiera verlos, se encontraba custodiado por decenas de elementos de la seguridad del Estado vestidos de civil

La fiscalía ha pedido una sentencia de siete años contra Otero Alcántara, un artista de performance y pintor que está acusado de delitos como incitación a delinquir, desacato agravado y desorden público.

Las autoridades sostienen que cometió esos delitos antes del 11 de julio del año pasado, fecha en que fue detenido cuando intentaba sumarse a las históricas protestas que estremecieron al país comunista al grito de “Libertad” y “Tenemos Hambre”.

Por su parte, “Osorbo” Castillo, de 39 años, coautor y cointérprete del tema contestatario “Patria y Vida” que guió las protestas de julio, está preso desde el pasado 18 de mayo y el fiscal ha pedido 10 años de cárcel para él.

El rapero está acusado de atentado, desórdenes públicos y evasión de presos o detenidos.

Ambos artistas son fundadores del contestatario Movimiento San Isidro (MSI), un colectivo creado en La Habana Vieja en 2018 en respuesta a un polémico decreto oficial que regula el trabajo de los artistas.

Los dos artistas fueron declarados “presos de conciencia” por Amnistía Internacional (AI) en nombre de los detenidos del estallido de julio, que dejó un muerto, decenas de heridos y 1.395 detenidos, de los cuales 728 siguen presos, según el último recuento de Cubalex, una ONG de derechos humanos con sede en Miami. (AFP)