Con un abrazo simbólico pidieron obras para la escuela de 9 y 38

Las comunidades educativas de la Secundaria Nº 1 “Manuel Belgrano” y el Jardín de Infantes 938 “Gregoria Matorras de San Martín” aunaron ayer sus reclamos para conseguir mejoras edilicias y realizaron un abrazo simbólico al edificio educativo que comparten en 9 y 38 de Barrio Norte.

La actividad tuvo como motivo la visibilización y el pedido urgente de soluciones a las graves inundaciones que ambas instituciones padecen desde hace por lo menos dos décadas. Es que ese problema provocó reiteradas suspensiones de las clases durante el presente ciclo lectivo.

“Necesitamos una solución definitiva con respecto al problema de las bombas de desagote, que es lo que produce la inundación del gimnasio, situado en el subsuelo del colegio, y los desbordes que sufrimos en otras áreas del edificio, generando que los chicos tanto de la secundaria como del jardín no tengan clases”, afirmaron los manifestantes.

Según estimaron, en lo que va del año ya perdieron un mes de clases y temen que los contenidos no logren recuperarse.

La madre de un niño que asiste al jardín indicó que en lo que va del año su hijo solo tuvo tres días de clases y que, en ese contexto, la adaptación se le hace complicada.

“Los pequeños no terminan de acostumbrarse, de socializar, que ya se le interrumpe el ciclo”, sostuvo la mujer.

La protesta contó con presencia de alumnos, docentes y padres, quienes exhibieron pancartas alusivas al reclamo, realizaron cánticos y formaron un abrazo para que las autoridades educativas tomen cartas en el asunto.

“Esperamos ser escuchados porque defendemos la educación pública y el tiempo que se pierde después cuesta recuperarlo, nuestros hijos necesitan venir a la escuela”, afirmó una madre.