Pepe Mujica: “Me río cuando me dicen marxista”

“Me río cuando me dicen marxista,. No soy marxista, soy estoico”. Así se definió el ex presidente de Uruguay, José “Pepe” Mujica, durante una entrevista en la que también habló del peronismo y lanzó críticas al gobierno de Javier Milei.

Cuando se le preguntó que significaba ser estoico, Mujica dijo que “es vivir liviano de equipaje, tratar de cultivar una sobriedad feliz, aplicar aquel viejo principio: ‘Nada en demasía’…”. “Y, en el fondo es una cuestión de libertad, porque si estoy sometido a la necesidad, no soy libre. El objetivo es tener tiempo para gastarlo en las cosas que a nosotros nos gustan”, abundó.

El ex mandatario se refirió también a la soledad. “Me gusta andar en el campo. Me gusta el campo porque ahí hablo conmigo mismo”. Estuve siete años en solitario en la cárcel. Sin libros. No tenía nada para hacer. Nada. Y tuve que aprender a hablar con el que llevaba adentro. ¿Y sabe qué me dijo? Me saludó mucho, me dijo que cuando era muy joven había sido muy loco. Pero lo bueno es que había leído mucho y ahí entré a rumiar en mis libros”.

“El yo interior”

“Aprendí a disfrutar del yo interior, a entender que la única cosa milagrosa que hay para cada uno es haber nacido, vivir esta aventura de la vida”, consignó.

Respecto del gobierno de Javier Milei dijo que “es horrible lo que pasa allá. Pero es lo que ocurre cuando la gente se harta. Milei es un extremista y votar por él es un síntoma de desesperación”. Y cuando se le preguntó cómo hizo Uruguay para evitado contagiarse de lo que ocurre al otro lado del río, afirmó: “Es que Argentina está determinada por el fenómeno del peronismo, que no es una ideología, es una religión. Una mística. El peronismo es consecuencia de una circunstancia histórica: la Argentina era un país riquísimo, pero con una injusticia social de la gran puta. Y entonces llega Perón en los 40, y empieza a repartir y a repartir. Quedó como Dios, claro. Y eso no se olvida. Quedó grabado en la cultura de gran parte del pueblo argentino. Después hicieron cualquier desastre. Después pasó de todo, pero quedó ese recuerdo y ahí sigue el peronismo. Ahí sigue…”.

Y finalmente habló de religión. “Pienso que las religiones monoteístas le han hecho un mal a la humanidad de la puta madre. Han generado un fanatismo y una intolerancia en el fondo que se extiende al mundo político”, concluyó.