VIDEO. Boca no fue ningún “Santo”: le ganó 2 a 1 a San Lorenzo en La Bombonera

Boca ganó el partido que tenía que ganar. Sabía de antemano, que una victoria ante San Lorenzo lo iba a poner nuevamente en carrera para acceder a los “play off” de la Copa de la Liga Profesional.

Y ayer, en un clásico de “seis puntos”, por la trascendencia del mismo, confirmó que el equipo de Diego Martínez está encaminado para cumplir con su objetivo en el torneo doméstico, a pocas horas de su debut en la Copa Sudamericana en la altura de Potosí.

Después de estar en desventaja, Boca sacó a relucir su chapa para dar vuelta la historia y obtener una victoria fundamental en su lucha por acceder a los cuartos de final.

Con un partido inconcluso ante Estudiantes (iban 0-0 cuando se suspendió por una descompensación del chileno Javier Altamirano), el “Xeneize” sabe que la clasificación depende de sí y que el objetivo está cada vez más cerca.

En el partido disputado en La Bombonera ante una multitud, el paraguayo Adam Bareiro abrió la cuenta a los 9 minutos de juego, de penal, picándosela al arquero Leandro Brey; mientras que el uruguayo Edinson Cavani, otra vez amigado con el gol, lo empató a los 42 minutos de la primera parte.

El también charrúa Miguel Merentiel, otro jugador desequilibrante y que aparece en los momentos cuando más lo necesita su equipo, le dio el triunfo a Boca a los 39 del complemento.

Con este resultado, los de Diego Martínez alcanzaron los 19 puntos y treparon a la cuarta posición, relegando a Estudiantes (cayó el viernes con Defensa y Justicia) al quinto lugar y quedando entre los cuatro primeros que, por ahora, clasifican a los playoffs. El próximo sábado desde las 17, Boca se trasladará hasta el Coloso Marcelo Bielsa para enfrentar al siempre complicado Newell’s Old Boys.

Por su parte, el equipo que conduce Rubén Darío Insúa cortó su racha de dos victorias consecutivas y quedó, matemáticamente, afuera de los playoffs de la Copa de la Liga Profesional.

El próximo sábado desde las 19:15 recibirá a Defensa y Justicia en el estadio Pedro Bidegain, buscando la recuperación, a dos fechas del final de esta etapa inicial.

Cavani tiene una sobrecarga muscular y por precaución fue reemplazado en el complemento

Rápidamente, el “Ciclón” abrió el marcador a los cinco minutos de juego con el gol de penal del paraguayo Adam Bareiro.

El mismo capitán azulgrana ingresó al área cuando fue tomado de arriba por Cristian Lema (fue amonestado tras esta jugada) que le cometió penal y el ex delantero de Monterrey de México le picó el penal a Leandro Brey para poner el 1-0 en La Bombonera.

Tras tomar los hilos del partido, el “Xeneize”, con una mejor predisposición en ataque y un criterioso trato del balón, llegó al empate gracias al uruguayo Edinson Cavani a los 42 minutos.

En una serie de toques, Cristian Medina metió el pase al punto penal al ex Manchester United que, mano a mano ante el arquero Facundo Altamirano, definió cruzado y marcó el 1-1.

Delirio en el estadio para una nueva conquista del delantero uruguayo, que llegó a las siete conquistas en los últimos cinco compromisos, ya sea por Copa de la Liga como así también por la Copa Argentina.

Ya en la segunda parte, el partido se fue apagando con alguna que otra situación aislada del equipo local, controladas por el arquero Altamirano, y con mucha fricción en la mitad del campo de juego.

Dentro de ese contexto, volvió a prevalecer el trabajo de los volantes de Boca, que fueron intensos a la hora de presionar y rápidos en las entregas después de la recuperación. Mientras que San Lorenzo retrocedió peligrosamente algunos metros, sin tomar el cuenta que Boca seguía insistiendo por los laterales y también por el medio del ataque.

A pesar de la apatía que reinó en el complemento, el “Xeneize”, como quedó dicho, pudo terminar de dar vuelta el encuentro, a los 39 minutos, por el gol del otro charrúa Miguel Merentiel, que siempre aparece en los momentos cruciales de un partido.

Luego de una pared con Kevin Zenón (uno de los puntos altos del equipo), Dario Benedetto ingresó al área para picársela al arquero Altamirano y que el ex delantero de Palmeiras la empuje abajo del arco para asegurar el 2-1 en un clásico clave para las aspiraciones del conjunto que conduce Diego Martínez.