Le costó, pero Gimnasia, con justicia, terminó imponiéndose 2 a 1 ante Deportivo Riestra

Martín Mendinueta

Gimnasia ganó un partido valioso y, al mismo tiempo, Leonardo Madelón conquistó una cuota indispensable de tranquilidad para continuar en el cargo de director técnico mens sana. Ante un Deportivo Riestra vehemente de principio a fin, que no le hizo sencillo el trámite hacia el triunfo esencial, el Lobo gestó un alivio que necesitaba.

Con el Pata Castro y Franco Troyansky como titulares, Gimnasia salió a jugar ante Deportivo Riestra en el Bosque sabiendo con claridad que es una prueba de fuego para el ciclo que lidera el entrenador Leonardo Madelón.

Ambos equipos se estudiaron bastante en los minutos iniciales y cayeron en la tentación de atacar directo, buscando generar peligro mediante pelotazos largos. Rigor físico, con mucha intensidad y dispuesto a la fricción, el visitante le hizo saber al Lobo que estaba dispuesto a luchar todo lo que fuera necesario para llevarse algo de su paso por nuestra ciudad.

La primera situación de gol de Gimnasia la construyó de contragolpe, donde el Pata Castro, por la derecha, la puso en profundidad para Eric Ramírez y este definió mal ante la salida de Arce. Un minuto después, Lucas Castro la bajó de cabeza para Eric y Ramírez sacó un remate de derecha fortísimo que Arce desvió al córner.

El peligro recién volvió a los 38 minutos con un remate de media distancia de Yonatán Rodríguez que desvió Arce y, segundos, después, Leonardo Morales, con un cabezazo extraño, ubicó la pelota al lado del palo derecho y salió festejando un gol muy importante.

Gimnasia se fue al descanso festejando la victoria parcial 1 a 0 ante Deportivo Riestra en el Bosque gracias al gol de cabeza de Leonardo Morales. Deportivo Riestra no se la hizo sencilla, corrió y demostró enjundia en cada sector del campo, pero le faltó claridad en la ofensiva.

El segundo tiempo empezó con Gimnasia jugando a un ritmo tranquilo y Riestra sin resignar ni una pizca de su intensidad. Así, a los 18 minutos, Herrera clavó un golazo ubicando la pelota cerca del ángulo superior derecho de Nelson Insfrán.

Madelón, que empezó a escuchar algún insulto aislado después del gol recibido, hizo ingresar a David Zalazar y a Rodrigo Castillo en lugar de Franco Troyansky y de Yonatán Rodríguez.

En el minuto 27, cuando más lo necesitaba, Gimnasia llegó al segundo gol en una buena combinación colectiva, que terminó con un buen centro de Zalazar impactado de maravillas por Eric Ramírez, desviando el balón hacia el palo izquierdo del arquero Arce.

Para el cuarto final cada uno aportó su última cuota de energía. Madelón hizo más variantes: Federico Milo y Agustín Bolívar por Nicolás Colazo y Eric Ramírez.

El informe de Facundo Aché desde el Bosque en la previa ante Deportivo Riestra