Aumenta la tensión entre el Gobierno de Milei y Venezuela

La tensión entre el gobierno argentino y Venezuela escaló ayer, cuando el régimen que lidera Nicolás Maduro rechazó la llegada de gendarmes de nuestro país para reforzar la custodia de la embajada argentina en Caracas.

La administración de Milei había dispuesto el viaje de efectivos a la sede diplomática que está albergando a políticos opositores a Maduro que denuncian que son perseguidos por el gobierno caribeño.

“La Gendarmería no viajó porque el gobierno de Maduro decidió que no los iba a dejar entrar”, dijo Patricia Bullrich, la ministra de Seguridad de la Nación. “Es un tema serio que no dejen entrar a una fuerza argentina para proteger a la embajada. Ahora, la responsabilidad total y absoluta está en manos de las fuerzas policiales de Venezuela. Espero que nada suceda, pero si sucede, ellos serán responsables”, advirtió.

Maduro busca perpetuarse en el poder y en ese marco la oposición denuncia que es perseguida. En ese contexto, Pedro Urruchurtu, Magallí Meda, Humberto Villalobos, Claudia Macero, Omar González y un sexto dirigente cuyo nombre aún no trascendió, ingresaron a la embajada argentina en Caracas. Todos pertenecen a la coalición opositora Plataforma Unitaria Democrática (PUD), que es liderada por María Corina Machado.

Cuando el gobierno de Venezuela tomó nota de que los opositores eran hospedados en la embajada argentina, un grupo ligado a Maduro arrancó los cables de electricidad de la residencia diplomática para presionar al Gobierno y a los dirigentes que trabajan junto a Machado.

El presidente Milei emitió un comunicado ratificando su condena al régimen de Maduro y ordenó que se protegiera la seguridad de los seis opositores refugiados en la embajada argentina. En este contexto, Bullrich decidió enviar 8 gendarmes que tenían que salir ayer hacia Caracas en dos tandas distintas antes que concluyera el fin de Semana Santa. Pero, como se dijo, el gobierno venezolano anticipó que no los dejaría entrar al país.

El fracasado viaje a Caracas venía rodeada de contratiempos ya que Venezuela venía demorando la autorización para el ingreso de las armas de los gendarmes, que al final habían decidido volar desarmados. Como ya no hay lugar en la embajada, los oficiales y suboficiales de esa fuerza federal iban a dormir en un hotel ubicado en las cercanías.

Según trascendió, la canciller Diana Mondino chateó con Bullrich para comentarle que Maduro no permitía el ingreso de los gendarmes alegando la posición política del Gobierno respecto al régimen venezolano.

Ahora queda por resolver si los seis opositores piden asilo a la Argentina para obtener un salvoconducto y escapar de Venezuela, o por el contrario, definen permanecer como huéspedes en la residencia diplomática para participar -de alguna manera- de la campaña presidencia el contra de Maduro.

En medio de la tensión, la opositora María Corina Machado, declarada inelegible de cara a las elecciones presidenciales de Venezuela del 28 de julio, apeló ayer a la comunidad internacional para presionar por la candidatura de su sustituta Corina Yoris, excluida de los comicios tras denuncias de bloqueos al sistema.

«Hago un llamado para que los líderes democráticos del mundo se unan a los esfuerzos de presidentes y gobiernos en exigir al régimen de Maduro que permita la inscripción de Corina Yoris como candidata en las próximas elecciones presidenciales», dijo Machado en la red social X.