VIDEO. De Blasis: “Madelón nos dio una mano muy grande”

A la hora de hablar de referentes en el plantel albiazul, Pablo De Blasis lo es. Y además, es una de las voces lúcidas de un fútbol argentino que tritura partidos, cargos y carreras con la inmediatez como único objetivo. ¿Se ve eso desde adentro, que el fútbol argentino es una picadora de carne?

“Creo que todo lo social en vez de ir protegiendo el fútbol lo va quebrando. Hay cada vez menos paciencia, se nota mucho que la gente va a descargarse y no a disfrutar del espectáculo. Todos queremos ganar, pero sabemos que los partidos son complicados. Toda la vida lo fueron. Hoy hasta los equipos grandes sienten más presión. Se nota mucho la locura que hay, la impaciencia. Se empeoró mucho en las cosas que se dicen”, analizó De Blasis. “El fútbol es el deporte más lindo del mundo”, sostuvo, pero un fútbol motor del cambio social hoy es impensado. “Es una pena porque termina arrastrando todo”, añadió el 10 tripero.

A partir de la lesión de Ivo Mammini (“es un chico que tiene mucha voluntad propia, que se ve que está acompañado por la familia y amigas. Va a salir de esta por la mentalidad que tiene”), en la conferencia de prensa que el mediocampista brindó en Abasto surgió el tema de los cambios generacionales, las presiones para los protagonistas y la protección psicológica de los futbolistas.

“La exposición es muy grande para todos”, dijo De Blasis. “Yo me considero de la generación anterior y el ritmo de vida era otro. Nos criamos diferente. Hay una mezcla de cosas. Las redes sociales perjudican más de lo que benefician y es muy difícil que un chico no las tenga en cuenta. Hay que tener más conciencia de eso. Cuanto más y mejores personas reúnas en un grupo y las cosas se hablen, todo se va a llevar de la mejor manera. Hoy hay mucha más soledad y eso afecta a la mente, nosotros los más grandes tenemos que ayudar a que los pibes se abran y puedan contar con nosotros”, manifestó el experimentado mediocampista.

A los 36 años, el volante tripero está conforme con su rendimiento y con haber superado el examen del intenso inicio de la temporada. “No pensé que iba a jugar 10 partidos en 40 días. Me pone muy feliz. En cuanto al rendimiento soy bastante autocrítico: me siento bien pero siempre me fijo en la parte que puedo mejorar. Lo posicional nunca fue algo estricto en mi carrera, si un entrenador te necesita en cierto rol hay que cumplirlo”, expresó el 10, a veces doble volante central, a veces utilizado por Madelón como mediapunta detrás de un centrodelantero.

A propósito del cuerpo técnico, como De Blasis volvió a respaldar a Madelón. Como desde las palabras tras la derrota en La Paternal, en los hechos como lo hizo el grupo con Barracas y con River. “Desde que llegó este cuerpo técnico nos dio una mano muy grande porque muy pocas personas hubieran sacado adelante la situación del año pasado. En este semestre esperábamos estar más regulares y los cambios de rendimiento fueron muy notorios. Es una cuenta pendiente encontrar cierta regularidad y tenemos que intentar que estos tres partidos sean con la identidad que venimos de Barracas y River, un equipo más regular que se está asociando un poco más e intenta controlar más los partidos. Vamos a tratar de sumar la mayor cantidad de puntos en estos partidos que quedan”, señaló De Blasis.

Lejos de tener resultados óptimos, este semestre le devolvió la tranquilidad al plantel. “Después de la situación del semestre pasado tan crítica, ahora se ve todo mucho mejor, con más paciencia. Se puede decir que lo peor ya pasó. Es un proceso que tenemos que valorar y sacar puntos para que todo sea mejor”, expresó el volante.

Gimnasia afrontará el partido de mañana con las bajas de Mammini, Colmán, Abaldo y Saravia. “Todas las ausencias son malas. Nos tocan dos bajas en la misma posición, por suerte hay compañeros que lo hacen muy bien, pero es verdad que son de diferentes características y nos tenemos que acomodar a eso. Hay que sacar lo mejor y los que llegamos desde atrás tendremos la obligación de pisar el área, ocupar con más gente y llegar de otra manera al gol”, remarcó el volante que ante la ausencia de Saravia tal vez vuelva al centro del campo para acompañar a Yonatán Rodríguez.

Tras la derrota en el Monumental, De Blasis se mostró conforme con el rendimiento pero obviamente insatisfecho. “El rendimiento con River fue muy lindo, pero lo que necesitamos es ganar. La sensación es que con Riestra el partido va a ser totalmente diferente, mucho más disputado y trabado. Nosotros al ser locales tenemos que buscar la manera de destrabarlo. Tenemos tres partidos cruciales y queremos darle una alegría a nuestra gente el domingo en el Bosque”, resaltó.

A la vez, el 10 tripero evitó unificar en un paquete los partidos ante Riestra, Atlético Tucumán y Banfield. Partido a partido, remarcó la levantada del próximo rival. “Riestra viene de ganar dos partidos, más fortalecido, con un técnico nuevo. Es mejor pensar en cada partido, después Atlético Tucumán y Banfield tendrán su dificultad. Es fútbol argentino es súpercompetitivo, cada partido tiene condimentos diferentes”, concluyó De Blasis.