Proyectan un índice menor de inflación que en febrero

La inflación lleva cuatro meses consecutivos por encima de los dos dígitos mensuales, pero también acumula dos meses de desaceleración. La incógnita es cómo seguirá avanzando en los próximos meses y si el gobierno podrá cumplir en el corto plazo con el objetivo de llevarla por debajo de los dos dígitos mensuales.

Por lo pronto, según las consultoras privadas, la tendencia de desaceleración se mantuvo durante marzo. Las estimaciones privadas sostienen que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) avanzó entre 10,6% y 13% en el tercer mes del año, frente al 13,6% registrado por el Indec para el mes de febrero.

Para la consultora C&T Asesores Económicos, la inflación de marzo fue de 13%. “Los datos del relevamiento de precios de C&T para la región GBA (Gran Buenos Aires) muestran para marzo que, después de un arranque de mes con fuertes subas, especialmente por educación, electricidad y prepagas, hubo una fuerte desaceleración a partir de la segunda semana, especialmente en alimentos y bebidas y productos para el hogar: equipamiento, herramientas, productos de limpieza y artículos de tocador, entre lo más relevante”, explicaron.

Marzo, indicaron desde la consultora, es un mes de alta inflación estacional por la fuerte incidencia del aumento típico de la educación ante el comienzo de clases y que este año fue muy elevado (cercano al 40% mensual), a lo que se suma el impacto en indumentaria del cambio de estación. Este año se añadió el arrastre del ajuste en la electricidad implementado a mediados de febrero, que dio impulso al rubro vivienda. Por su parte, en salud las prepagas volvieron a mostrar un incremento elevado.

“En alimentos y bebidas algunos componentes mostraron un mayor dinamismo en el arranque del mes (panificados, carne y bebidas alcohólicas) pero una moderación posterior, a lo que se está sumando una baja de las frutas luego de las fuertes alzas de febrero. En productos de limpieza y artículos de tocador se registran bajas puntuales, al igual que en artículos para el hogar y otros productos electrónicos”, agregaron desde C&T.

Por su parte, el IPC de Libertad y Progreso arrojó un aumento de 10,6% en marzo, desacelerándose 2,6 puntos porcentuales respecto a la medición oficial de febrero (13,2%). De esta manera, en el primer trimestre del año el IPC acumula una suba de 51,1%. La variación interanual alcanza el 286,4%, llegando a su valor más alto desde marzo de 1991.

“En la evolución del mes, encontramos que la primera semana de marzo se presentó una suba de 5,2% donde impactó el incremento de los regulados. En particular, se presentaron subas en las tarifas eléctricas y se hicieron sentir la actualización de cuotas de colegios. En la segunda semana se desaceleró al 1,6% y en la tercera se alcanzó un mínimo de 0,8%, la medición más baja desde octubre. Finalmente, la última semana del mes se aceleró hasta el 1,4%”, indicaron desde Libertad y Progreso.

Por su parte, la consultora LCG midió, específicamente para el rubro alimentos, una inflación promedio del 10,2% en las últimas cuatro semanas. De acuerdo al estudio, lo que más subió durante marzo dentro de ese rubro fueron los productos lácteos, con una suba del 18,4%. Le siguieron los condimentos (13,1%), las verduras (12,4%) y las comidas listas para llevar (12,4%).

También se debe tomar en consideración el IPC proyectado por los especialistas consultados por el Banco Central, que dieron una inflación para marzo del 14,3%.