Chilavert, durísimo: “Los brasileños son los peores racistas en el mundo”

El exarquero de Vélez José Luis Chilavert se defendió de las críticas tras sus declaraciones hacia el delantero brasileño Vinicius Jr., quien lloró por los insultos racistas, al sostener que “el fútbol es para hombres”.

Chilavert había manifestado en su cuenta de X, antes Twitter, que “el primero que insulta y ataca a los rivales es él”. “Que no sea maricón”, arremetió.

En diálogo con Pablo Ladaga en Fútbol y Rosca, por Splendid AM 990, el ex futbolista paraguayo de 58 años se preguntó: “¿Por qué se pone a llorar? ¿Él quiere que los negros puedan vivir mejor? ¿Entonces los blancos que tenemos que hacer? ¿Suicidarnos? No hay que tergiversar las cosas”.

“Los primeros insultos que me decían a mí en Argentina era ‘paraguayo muerto de hambre, te estás robando la plata’”, recordó acerca de su paso por nuestro fútbol, primero en San Lorenzo y luego en Vélez donde fue multicampeón. “Busquen los insultos del público argentino”, remarcó. “La discriminación existe en Argentina, Francia y todo el mundo”, declaró .

Asimismo, “Chila” arremetió contra Vinicius por el dinero de su contrato : “Si se pone a llorar con el contrato que tiene jugando en el Real Madrid, ¿qué le queda a un morocho que cobra 300 dólares y tiene 5 hijos para darle de comer?”. “Por eso puse ‘pan y circo’, es el primero que agrede a los rivales”, insistió.

“¿Dónde estaba cuando la policía le pegó a los argentinos?”, dijo en referencia a los incidentes entre la policía brasileña y los hinchas de Boca antes de la final contra Fluminense por la Copa Libertadores. “Le pegaron a los chicos, mujeres y veteranos. Cuando te pegan ellos está todo bien, pero después vos les faltás el respeto y empiezan a llorar”, dijo el polémico exfutbolista.

“Los brasileros son los peores racistas que hay en el mundo. La violencia que ejercieron contra los argentinos fue por parte de ellos”, fundamentó.

“No le creo nada”, concluyó Chilavert, quien ratificó sus dichos contra el mediocampista de 23 años que había señalado que tiene “cada vez menos ganas de jugar al fútbol”.