Cúneo negó un pacto de impunidad con Cristina

El ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, defendió ayer la nominación del juez federal Ariel Lijo para integrar la Corte Suprema y rechazó que sea parte de un supuesto “pacto de impunidad” del Gobierno de Javier Milei con la ex presidenta Cristina Kirchner.

“La prensa dice en muchas ocasiones pavadas”, aseguró el funcionario en un encuentro del Rotary Club de Buenos Aires, al referirse a las versiones que circularon en ese sentido tras la nominación del magistrado para ser miembro del alto tribunal.

Además, aseguró que no tiene relación con la ex mandataria, como sugirió una versión periodística: “No la conozco a Cristina Kirchner, nunca fui al Congreso (a encontrarse con ella) y la vi una vez a 10 metros en un acto que no sé si fue cuando juró Milei, entonces dicen cosas que no existen (por la prensa)”.

“Esto de la impunidad a mí no me consta. Sí me consta que organismos como la Oficina Anticorrupción, la Unidad de Información Financiera (UIF) o yo jamás recibimos, y lo digo bajo juramento, ninguna limitación bajo ningún sentido. Por el contrario, lo que recibimos fue: ´Que trabajen los jueces´”.

En ese contexto, el ministro defendió la nominación que hizo Milei para la Corte Suprema y dijo que es “prerrogativa del Presidente” definir a un candidato.

Según relató ante los presentes en el almuerzo, “Lijo estaba desde diciembre junto a otras mujeres en carpeta” para ser nominado y cubrir la vacante que existe en el máximo tribunal.

“¿Por qué Lijo? Yo lo conozco mucho a Lijo, porque de muy jovencito me atendía en mesa de entradas, después me lo encontré siendo juez federal y como juez federal siempre me llamó la atención varias cosas, primero el respeto y el cariño que le tenían todos sus pares, los secretarios lo admiran y todos los empleados lo quieren muchísimo”, destacó Cúneo Libarona.

“Viejo Degenerado judicial”

El diputado nacional de la Coalición Cívica Juan Manuel López, quien responde a Elisa Carrió, embistió ayer contra el ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, a quien calificó de “viejo degenerado judicial” en medio de la polémica por la propuesta de designación de Ariel Lijo como magistrado de la Corte Suprema.

Además recordó su etapa de ascendente abogado mediático durante los años ´90 cuando “hizo plata reventando el prestigio de su familia”.