Para muchos comercios serán menos los feriados

En una especie de encrucijada, entre la necesidad de recuperar terreno en la registradora y el aumento de costos que supone levantar la persiana un feriado, en buena parte de los comercios de la Ciudad se preparan para trabajar en varios de los días que pone en blanco el calendario entre hoy y el martes.

Diego Piancazzo, gerente de la Cámara de Comercio de La Plata, contó ayer que “en los centros comerciales, en su mayoría, los negocios van a abrir jueves, viernes y sábado y van a estar cerrado domingo, lunes y martes”, avisó.

No obstante, el directivo aclaró que el panorama puede variar “dependiendo de cada rubro” y zona de la Ciudad. En ese sentido, se apunta en el sector que los comercios de cercanía, barriales, también pueden adoptar decisiones que vayan en línea o no con lo que sucede en los principales puntos de la Ciudad.

Este año, la celebración de la Semana Santa, que impacta jueves y viernes en la actividad comercial, se combina con la conmemoración del desembarco argentino en las Islas Malvinas, el 2 de abril. Con la finalidad de estimular la actividad turística se tachó también el lunes en el calendario.

La combinación deja prácticamente una semana con el ritmo alterado en las actividades comerciales y de la producción, junto con los servicios de la órbita estatal.

“El comercio está preocupado por los adicionales que hay que pagar”, apuntó Piancazzo en relación con el adicional en el jornal laboral que dispara un feriado. No obstante, se sostiene que el margen para la decisión se achica por la presión de las bajas ventas y la necesidad de sumar algo en un largo periodo de días con intensidad variable.

Valentín Gilitchensky, de la Comisión de Centros Comerciales de la Federación Empresaria La Plata (Felp), mostró un panorama que también ofrece muchas persianas arriba: “Jueves y sábado se va a trabajar con horario normal y el 100 de los locales abiertos. El viernes, calculamos que abrirá entre un 50 y un 60 por ciento. Lo mismo va a pasar el lunes y el martes. Aunque puede ser que abran más”, dijo.

Sobre lo que va a ocurrir en el inicio de la semana próxima podría variar el panorama en las próximas horas, ya que algunos comerciantes todavía evalúan el panorama y no decidieron qué hacer, se apuntó desde la Felp.

BOLSILLOS VACÍOS Y LLUVIA

Gilitchensky coincidió en que hay inquietud en el comercio local por la retracción en el consumo: “Estamos muy preocupados porque las ventas están muy bajas y la semana pasada con la lluvia hubo un día que no se abrió”, dijo. El fin de semana parece que podría recuperarse un poco de terreno, pero eso costará: “Ahora, hay que pagar el doble a los empleados y es principio de mes. Es un golpe duro tantos días cerrados por lo que estamos tratando de mantener la mayor cantidad de días abierto”, dijo el directivo e insistió con que “la caída de ventas es muy dura y tantos días feriados no ayuda”, lamentó.

La caída del consumo en la Ciudad fue retratada por un estudio de reciente difusión desde la Cámara de Comercio, que se elaboró a instancias de un acuerdo con la Facultad de Ciencias Económicas de la UNLP.

Se estableció que desde noviembre a febrero la inflación acumulada en La Plata fue del 83,9%. En contraste, los salarios tuvieron una suba promedio del 53,2% en este lapso. Con todo, queda plateado, según se interpreta un camino hacia la recesión.