“Ringuelet en alerta”: vecinos unen fuerzas contra la inseguridad

En Ringuelet suena un timbre o un celular y las palpitaciones se aceleran. Es tal el miedo con el que se vive en la zona, a raíz de la ola de inseguridad, que cualquier llamado es tomado como señal de peligro. Todos están a la defensiva. Con el corazón en la boca. Ni qué decir cuando escuchan el ruido de una moto.

Por eso la reunión que se realizó el martes pasado y que este diario anunció en su edición anterior.

La convocaron vecinos que abarcan la calle 518 de 8 a 11, quienes analizaron los pasos a seguir ante la falta de respuestas oficiales a sus reclamos.

Como pasa en todos los sectores de la Ciudad, donde se extienden los episodios delictivos (ver aparte), puntualmente en Ringuelet denuncian que la situación se ha desmadrado. Tanto que en las últimas horas se conoció otro golpe millonario muy cerca de ese lugar, en 4 bis entre 516 y 517.

Allí una mujer de 72 años denunció que había salido de su casa el 23 de marzo pasado, en horas del mediodía, y cuando llegó al domicilio el martes por la noche, notó que el portón del garaje había sido violentado.

Además dijo que descubrió la puerta de ingreso abierta, como si hubiesen utilizado la llave.

El panorama en el interior de la construcción, ya todos se imaginan: los ambientes revueltos y el faltante de diversos elementos de valor.

En ese sentido, la víctima señaló un televisor grande, una pava eléctrica y un microondas. Pero también habló de 3 cintillos de brillantes y 5 anillos de diamantes, la alianza de matrimonio, varios adornos y la totalidad de sus ahorros.

Siempre a decir de lo indicado por fuentes del caso, esa suma “fue de 15 mil dólares”.

Volviendo a lo analizado en el encuentro vecinal, una habitante del barrio expresó que “desde hace un tiempo en Ringuelet venimos sufriendo hechos de delincuencia a diario. Ya sea ir caminando y que pasen dos personas en moto, uno de ellos baje y te asalte; o actos vandálicos con amenazas y armas como cuchillos”.

No solo eso. Según el testimonio, también “entran por la noche a las casas tanto por los fondos como por el frente, en algunos casos maltratando a las personas mayores de edad y llevándose sus pertenencias. Por eso nos hemos reunido para organizarnos por nuestra cuenta con un grupo de WhatsApp, alarma vecinal y todo lo que encontramos a nuestro alcance. Está en juego nuestra salud física y emocional. Por eso solicitamos mayor seguridad policial”.