Misterio en Pinamar por el asesinato de un chef

Un joven de 28 años, quien trabajaba como chef en un conocido restaurante de Pinamar, fue hallado asesinado de unas 40 puñaladas en su departamento de esta ciudad balnearia.

El cuerpo de Nicolás Páez Tapia fue encontrado por su compañera de alquiler en una unidad del edificio Cafi II, ubicado en la intersección de Sirena y Caracol.

Al llegar al departamento, la mujer se encontró con una escena macabra: el cuerpo semidesnudo del joven, quien presentaba un fuerte golpe en la cabeza y alrededor de 40 puñaladas, entre el tórax y la espalda.

Las autoridades, en tanto, admitieron que el asesino actuó con una saña desmedida y consideraron que se trató de crimen pasional.

Además, el personal de Policía Científica halló un elemento cortopunzante, huellas dactilares y huellas de calzado masculino, dentro y fuera del departamento.

También había manchas de sangre en el living y el baño del departamento, como así también en las sábanas, y se estableció que el joven fue asesinado entre las 9 y las 11 de la mañana.

Sin embargo, la Policía aun no pudo encontrar el teléfono celular de la víctima, que sería de suma importancia para el desarrollo de la investigación.

En el transcurso de la jornada de ayer, algunos vecinos aseguraron que escucharon algunos gritos, producto de una discusión, pero no se inquietaron por esa situación.

Por su parte, la compañera de Páez Tapia declaró que mientras ella se iba a trabajar el joven solía recibir la visita de otros hombres.

Según indicó un sitio de prensa local, en el lugar se encontraron huellas dactilares y pelos que podrían conducir al asesino, además de un arma cortante que habría sido utilizada en el crimen, un cuchillo con su hoja de diez centímetros doblada.

La víctima trabajaba como chef en el restaurante del hotel Zentiva, ubicado sobre la avenida Bunge, la arteria más importante de la ciudad.

El fiscal Juan Pablo Calderón quedó a cargo de la causa y ya comenzó la investigación preliminar para dar con el responsable del homicidio.

En las últimas horas, la Secretaría de Seguridad local difundió las imágenes del sospechoso que habría terminado con la vida de un joven.

El agresor quedó registrado en cintas de cámaras de seguridad de la zona, donde se lo ve caminando con una campera deportiva, mochila y gorra, cerca de las 10 de este lunes. Lo buscan intensamente.

UN ANTECEDENTE EN LA COSTA

Hace un mes y 20 días, pero en la localidad balnearia de San Clemente del Tuyú, ocurrió un caso de características similares: el chef del complejo Termas Marinas fue asesinado en su domicilio. Tras un llamado al 911, personal de la comisaría tercera encontró su cadáver sobre un colchón en el living. Por el crimen, horas más tarde, detuvieron a dos sospechosos en Cañuelas.

Según pudieron establecer los investigadores, Daniel Enrique Godoy (53), la víctima, se desempeñaba como cocinero en las Termas Marinas Park, el complejo de agua salada ubicado en el predio Faro San Antonio de San Clemente del Tuyú.

Justamente, fueron sus compañeros de trabajo quiénes llamaron a la Policía luego de que el hombre no se presentara a su puesto en horario, como hacía habitualmente. Tras ingresar a su casa, los agentes encontraron el lugar desordenado y cuerpo de Godoy boca abajo en un colchón frente a un televisor.

Más tarde, la autopsia determinó que falleció por asfixia y luego de recibir varios golpes.

En ese momento, la sospecha era que el cocinero había sido víctima de un robo, ya que faltaban su celular y su vehículo.

Sin embargo, con el correr de las horas, esa hipótesis se vino abajo rápidamente. Según pudo saberse de fuentes del caso, el crimen habría ocurrido en un contexto de “intimidad” entre la víctima y los dos detenidos.

Por el caso, finalmente, la Justicia detuvo a dos personas: un hombre 20 años al que imputó por “homicidio criminis causa” (matar para cometer otro delito), que prevé una pena de prisión perpetua. El otro aprehendido es un adolescente de 15.