Cómo sigue el caso de la acusada de una estafa piramidal en Ensenada: faltó a la indagatoria

Para el fiscal de La Plata, Martín Almirón, que investigó una supuesta estafa piramidal en Ensenada, “existen motivos suficientes para sospechar que “entre los meses de septiembre a noviembre de 2023, cuatro sujetos (tres de ellos de sexo femenino y uno masculino), actuando de manera coordinada, mediante el despliegue de un ardid en redes sociales, emplearon maniobras defraudatorias que implicaron la captación de fondos de ahorristas a quienes luego no se les devolvió lo invertido, afectando de este modo los intereses particulares de los damnificados, en la medida que se ofrecía un retorno de inversiones con intereses del 100 por ciento y de manera prácticamente inmediata -una semana después de invertir-, generándose de esta forma un beneficio económico para los causantes”.

A la cabeza de esa supuesta organización, siempre a decir del resolutorio en consideración, estuvieron en el rol de coautores Antonella Belén Rocha Fernández (alias `La Rochi`); Alex Nicolás Romero; Yanina Magalí Romero y Solange Calderón.

Así, para el fiscal Almirón, “habiendo inducido a error a los damnificados -que a la fecha ascienden al menos hasta 30 personas-, los causantes les hicieron creer falsamente que al realizar una entrega de dinero que se instrumentaba a través de transferencia bancaria o entrega de dinero en efectivo en sobres, los imputados se encontraban en condiciones de pagar por lo menos un interés de un 100 por ciento para las víctimas, generándose asimismo para los imputados una ganancia con el dinero invertido”.

Las maniobras endilgadas suponen -a esta altura- la existencia de los delitos de “estafa (hechos reiterados que concurren materialmente entre sí) en concurso real con intermediación financiera no autorizada, en los términos de los artículos 55, 172, y 310 segundo párrafo del Código Penal”, indicó la pieza judicial.

Por eso decidió convocarlos a indagatoria en la jornada de ayer.

En ese sentido, trascendió que de la totalidad de los imputados, el fiscal pudo citar a tres, que concurrieron a cumplir con ese llamado a audiencia.

A quien no logró notificar fue a Antonella Belén Rocha Fernández, más allá de que sí su abogado estaba al tanto del estado del expediente. Pero como el letrado, que acusó diferencias insalvables con su representada, acaba de renunciar al cargo para el que había sido designado, ahora a la Justicia no le queda otra opción que intentar una nueva comunicación fehaciente para traerla a prestar declaración.

En ese caso, de conseguirlo, habría que esperar que se presente, en la fecha a designar. Y para el supuesto de que no lo haga, entonces sí se podría evaluar mandarle la fuerza pública para que la lleven a tribunales.

QUÉ DIJERON LOS OTROS ACUSADOS

En base a fuentes del caso, Solange Calderón, asistida por la defensora oficial, María Elena Bouchoux, declaró que a Rocha no la conocía y que fue ella la que le ofreció el trabajo. Fue después de que varios miembros de su familia le entregaran dinero para invertir.

Dijo que al poco tiempo de iniciar esa labor, le tuvo que prestar el alias a Rocha, porque tenía su cuenta virtual bloqueada, y ahí los problemas estallaron para todos.

Contó que le mandaron mensajes intimidantes, como si tuviera algo que ver con lo que pasaba, y que jamás Rocha le pagó por el servicio prestado ni le devolvió la plata, que también llegó a depositar bajo promesa de una devolución con creces.

A su turno, Alex Nicolás Romero, con el patrocinio del abogado Gustavo Javier Herrera, explicó que “esto comenzó por prestar el alias, que me lo pidió Antonella Rocha, porque tenía un problema en el celular y no podía pagar”.

Romero, cuñado de Rocha, aseguró que su alias duró activo una hora, situación que se extendió en el tiempo, al margen de las excusas que le daban.

“Yo nunca trabajé para ella, nunca cobré nada de ella, ni un peso, nada. Nunca tuve información respecto de cómo era la operatoria que Rocha hacía y a mi hermano -el novio- tampoco le pregunté”, refirió.

Para cerrar su presentación, de acuerdo a los mismos voceros, expresó que el día que la fueron a buscar a Rocha a la casa, “me tiraron un tiro”.

Hay 4 coautores, pero los cañones parecen apuntar a la llamada “Virgen de la Abundancia”

Por su parte, Yanina Magalí Romero, bajo la tutela del mismo letrado particular, señaló que Rocha les había dicho que era todo legal, que tenía contador y que había hecho un curso.

Lo del alias, parece una cuestión recurrente, ya que la joven manifestó: “Ella -por Rocha- había tenido problemas con su cuenta y nos pidió el alias. Nosotros confiamos y se lo dimos. Nunca pensamos que íbamos a estar metidos en semejante lío”.

Los informantes comentaron que Romero también se despegó de cualquier vínculo laboral.