VIDEO. Subí que te llevo: una recorrida nocturna por el Bosque de La Plata que mete miedo

Los reclamos por falta de luminarias públicas en los barrios de La Plata entran en el Top 5 del ranking de quejas vecinales. Esta problemática va de la mano de otra más compleja que es la inseguridad ya que si bien los ladrones ya no tienen en cuenta ni zonas ni métodos anti-robos (como cámaras de vigilancia, por ejemplo), la oscuridad es un escenario propicio para que actúen sin piedad y con total libertad.

En ese marco, lectores de EL DIA esta semana enviaron distintos reclamos en torno al estado en que se encuentra el Paseo del Bosque platense. Y uno de ellos, para dar cuenta de la magnitud de cómo está, filmó un video conduciendo su auto de noche por la zona y, verdaderamente, lo que se ve mete miedo.

«Así se encuentra el Paseo del Bosque. Estamos muy preocupados por las luminarias», aseguró el lector de este diario que envió las elocuentes imágenes. «Por lo menos desde nuestros grupos de running se hace muy difícil y peligroso poder disfrutar y entrenar ahí», sostuvo.

Es que son muchos los vecinos platenses que eligen ese espacio público, que es amplísimo, para realizar actividad física. Pero claro, se topan con la inseguridad que azota a toda la Ciudad y a ese sector en particular ya que, según sostienen, «es tierra de nadie y casi no pasan patrulleros».

«También es un peligro para la gente que camina, ciclistas, las personas que salen de la facultad, la gente que toma el colectivo…», agregó indignado el denunciante.

Lo cierto es que hace años que el Bosque sufre un abandono alarmante. Apenas los días en que juegan Gimnasia o Estudiantes en sus estadio se puede ver algún tipo de fuerza de seguridad haciendo un «rondín». Incluso muchos vecinos ya se han quejado por el estado del lago, que supo brillar en su momento, como así también del teatro que pese a varias promesas de volver a transformarlo en una «joya cultural» platense sigue padeciendo el desinterés de los gobiernos de turno ya que su puesta en valor nunca termina de hacerse realidad.

Y ni hablar de la zona de las grutas que, según manifiestan, «es una boca de lobo».