En su despedida, Kulfas ratificó sus duras críticas contra el kirchnerismo

Emiliano Russo

efrusso@eldia.com

Con una dura carta de varias páginas de texto en la que defenestró el sistema de tarifas “pro-rico” y en la que ratificó sus cuestionamientos a la licitación del gasoducto de Vaca Muerta que realizaron funcionarios kirchneristas -en su mayoría enrolados en el camporismo-, Matías Kulfas se despidió del gobierno. En esa misma línea, también el ahora exministro de Producción advirtió sobre los riesgos que el “internismo” socave la posibilidad que Argentina pueda exportar energía por U$S 30 mil millones. Al presidente Alberto Fernández le agradeció por haberlo convocado. De todos modos, sus críticas no cayeron bien en la Rosada para no tensar más la cuerda con el sector de la Vicepresidenta.

El exfuncionario, en verdad, fue desplazado de su cargo por el jefe de Estado a raíz de la presión ejercida por Cristina Kirchner el último sábado horas después de conocida una información difundida por Producción, en la que se sugería un supuesto direccionamiento de las obras del mentado ducto en favor de la multinacional argentina Techint y, en detrimento, de firmas locales que podrían haber agilizado y abaratado el proceso. Kulfas era el referente económico del Alberto Fernández en el Ejecutivo y lo acompañaba desde las primeras reuniones del grupo Callao.

Justamente en ese grupo de pensamiento y debate, con el que el Presidente había vuelto a la política activa en 2018, se produjo un gran malestar por la eyección del gabinete del economista. Desde el entorno del “Chino” Navarro aseguraron que salió uno de “los mejores ministros”.

Lo cierto es que el saliente funcionario se apersonó ayer por la tarde por Balcarce 50 con la intención de despedirse de Alberto Fernández y del jefe de gabinete, Juan Manzur. No trajo consigo la dura carta con la que formalmente presentó su renuncia, le sirvió como balance de gestión y, lo más importante, como descargo hacia las acusaciones del kirchnerismo.

Es que la misiva de 14 páginas fue subida casi en paralelo al sistema de gestión documental (GDE) con el que se digitalizan resoluciones, decretos y toda normativa oficial. Es decir, ni el Presidente ni la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, estaban al tanto del contenido de la misma, que incluía nuevos ataques hacia la Vice. Anoche una calificada fuente del Ejecutivo consultada expresó que esta situación produjo “mucha bronca” en el entorno presidencial.

Lo cierto es que Kulfas confirmó en su carta lo declarado el último viernes y que horas después fue divulgado por un comunicado informal de Desarrollo Productivo. “Si algo cabe reprocharse respecto al contenido nacional de los insumos del gasoducto, eso debe atribuirse pura y exclusivamente a las características de la licitación realizada por la empresa IEASA, cuyos miembros, al igual que el equipo de la Secretaría de Energía, responden políticamente a la Sra. Vicepresidenta. Fueron declaraciones en ON y que quedaron registradas por la radio AM 750 y formuladas ante varios periodistas allí presentes. Huelga adicionar la injusta acusación que la Sra. Vicepresidenta le formulara (al Presidente) al señalarle que usted tiene que ‘utilizar la lapicera’ para forzar un mayor contenido nacional cuando dichas decisiones fueran adoptadas por IEASA”, expresó.

En otro tramo de su carta, cuestionó elípticamente al kirchnerismo por haber puesto trabas al Plan Gas cuando Energía aún estaba bajo la órbita de la cartera productiva –el año pasado pasó a Economía- y por su responsabilidad en haber desestimado una segmentación tarifaria que redujera la carga de subsidios. “El desquiciado sistema de subsidios a la energía que rige en nuestro país desde hace dos décadas, el cual tiene un enorme costo fiscal, es socialmente injusto, centralista, anti federal y pro-rico”, disparó y consideró que el mismo lo “avergüenza como peronista”.

Entre los desafíos que tiene la Argentina, hizo foco en resolver una crisis energética que obliga a millonarias importaciones de fluido y que, como síntoma de la histórica restricción externa, seca de dólares a las reservas del Banco Central. El exfuncionario arguyó que las exportaciones del gas de Vaca Muerta tendrían “un potencial exportador de más de U$S 30.000 millones” pero que los avances han sido lentos “signados por un internismo exasperante dentro del propio equipo de la Secretaría de Energía, es decir, internismo dentro del internismo”.

En este sentido, advirtió sobre la tardanza en las obras del “gasoducto Néstor Kirchner, que ojalá pueda iniciarse rápidamente porque representa una posibilidad concreta de lograr el autoabastecimiento gasífero.

Carrió y Techint

Una seria denuncia hizo ayer Elisa Carrió contra la empresa Techint, involucrada ahora en la construcción del gasoducto Néstor Kirchner. “Nos ofrecieron millones”, dijo sobre una supuesta coima, pero aseguró: “Soy la única que jamás recibí un peso”. (Ver pág. 8)