El Estado reconoció una internación ilegal

Representantes del Estado argentino realizaron ayer “el reconocimiento de responsabilidad internacional y pedido de disculpas” por las violaciones de derechos por el caso de María del Carmen Senem de Buzzi, una mujer que permaneció internada ilegalmente en una clínica psiquiátrica en 1993 después de haber acudido a la justicia a pedir ayuda por su hijo de 19 años afectado por el consumo problemático de drogas.

El acto consistiò en la firma de un acuerdo de solución amistosa ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el que estuvieron presentes Horacio Pietragalla, secretario de Derechos Humanos de la Nación; Macarena Sabín Paz, coordinadora del Equipo de Salud Mental del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS); Mariana Moreno, directora nacional de Salud Mental .

El 20 de octubre de 1993, Senem de Buzzi se presentó en un juzgado de familia a solicitar un tratamiento para su hijo que sufría adicción a las drogas. “A partir de esta presentación, una jueza nacional ordenó que la sometieran a una pericia psiquiátrica que duró apenas unos minutos y dispuso su internación forzosa, en violación de la legislación vigente en ese momento”, informó el CELS que patrocina a la familia de la mujer, fallecida en 2019.

Senem de Buzzi fue “engañada por las autoridades del juzgado y trasladada a una clínica psiquiátrica de la provincia de Buenos Aires, donde estuvo detenida por casi cinco meses”, agregó el organismo y caracterizó su caso como “paradigmático” respecto de “cuál era la respuesta estatal que recibían las personas usuarias de los servicios de salud mental en Argentina antes de la sanción de la Ley Nacional de Salud Mental”.