El Presidente presentó la renta inesperada y dijo que su aprobación es «obligación» de los sectores políticos

El Gobierno nacional presentó hoy un proyecto de ley que remitirá al Congreso para gravar la renta inesperada de aquellas empresas que registren ganancias extraordinarias derivadas del impacto global de la guerra en Ucrania y con el objetivo de evitar una redistribución regresiva de los ingresos y que sea el Estado el que los reasigne.

En la presentación del proyecto, que se realizó esta tarde en el Museo del Bicentenario de la Casa de de Gobierno, el presidente Alberto Fernández, en un acto que compartió con el ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó que «cuando algunos ganan mucho y millones se empobrecen, eso no es una sociedad se parece mas a una estafa», al asegurar que su administración pretende con esto «equilibrar lo que se ha desequilibrado».

El proyecto de ley prevé la creación de una sobre-alícuota del 15% del Impuesto a las Ganancias de Sociedades de Capital aplicable al ejercicio fiscal 2022 para empresas que registren una Ganancia Neta Imponible o Ganancia Contable superior a $1.000 millones.

La alícuota contemplará la Ganancia Neta Imponible que haya crecido en términos reales y que cumplan con un margen de ganancia (ganancia contable sobre sus ingresos) en 2022 superior al 10%, o un aumento del margen de ganancia en relación al 2021 de al menos 20%.

Sobre su vigencia, se explicó que se aplicará a empresas que cumplan las condiciones definidas según balances finalizados luego de la sanción de la ley y durante un año a partir de esa fecha.

«El mundo está viviendo una guerra singular, que se globaliza, donde no sólo hay un teatro de operaciones sino una guerra de carácter económico que trasciende las fronteras de los países en conflicto» dijo Fernández, tras lo cual advirtió que hay un «riesgo creciente de que el mundo entre en un proceso de falta de alimentos muy grande» por la salida de dos grandes exportadores como Rusia y Ucrania.

Con un aumento de los precios internacionales por la menor oferta disponible, el jefe de Estado planteó que el conflicto genera que «millones de seres humanos entren en riesgo y que muy poquitos ganen muchísimo con los efectos de esta guerra, y esa es una inmoralidad que no se puede permitir».

Por ese motivo, Fernández resaltó que el Gobierno tiene «la obligación de dar este debate y el Congreso tiene la obligación de acompañar y sacar esta ley» al entender que la actual coyuntura requiere que «en una situación tan ingrata unos pocos no ganen tanto en desmedro de las inmensas mayorías» y concluyó: «Hemos venido a poner igualdad a construir justicia social».

En el inicio del acto, al brindar los detalles del proyecto, Guzmán afirmó que el mecanismo que propone la iniciativa contempla «administrar la renta inesperada de la guerra que afecta a millones y beneficia a pocos», y responder al objetivo de «que las empresas ganen, pero que el crecimiento sea compartido y llegue a todos los trabajadores y trabajadoras».

Qué dijo Martín Guzmán sobre el proyecto para gravar la renta inesperada

“Vamos a presentar un proyecto para administrar la renta inesperada que habíamos anunciado hace algunas semanas en un momento muy difícil a nivel global, que es el contexto de la guerra de Rusia en Ucrania”, comenzó su discurso Guzmán

En ese sentido, sostuvo: “Todo el mundo está lidiando con un problema de inflación, de distribución de los ingresos y con la necesidad de acciones por parte de los Estados para evitar mayor pobreza y desigualdad. La Argentina no ha quedado exenta de eso”.

Guzmán se refirió al debate que se dio luego del anuncio del proyecto: “Decir ‘me opongo’ a cualquier acción necesaria para que una sociedad no sufra más desigualdad es perverso y no nos representa”.

“Valoraremos el acompañamiento del Congreso de la Nación para evitar las injusticias. Queremos un crecimiento que sea sostenido e inclusivo y la única forma de sostener un crecimiento que signifique progreso es el crecimiento que compartimos entre todos y todas”, concluyó.

En qué consiste el proyecto para gravar la renta inesperada

El Gobierno quiere aplicar una alícuota diferencial para las empresas que tuvieron ganancias netas superiores a los $1000 millones en el último año. Será por única vez y se cobrará en 2023.

Se trata de aquellas firmas que registren márgenes de ganancia neta que no responden a inversiones o a la generación de empleo, se aclaró. Deberán estar 20% por encima del período previo.

En abril, Guzmán había indicado que ese universo correspondía a valores de 2021 a 3,2% del total de empresas que operan en la Argentina.